Un Madrid `anti galáctico´

La del Madrid es una afición robótica, programada para la insatisfacción permanente. Actúan como androides autómatas, dejándose arrastrar por un entorno interesado y dividido que sólo contribuye a avivar el incendio constante que rodea al club.

El verano del Madrid, según la crítica, está siendo entre espantoso y apocalíptico; CR en Italia, Zidane a saber donde, Courtois en el banquillo, Vinicius en el filial y Mariano de vuelta. Lo nunca visto, un Madrid `anti galáctico´.

Eso es lo que me parece el Madrid de Lopetegui, un EQUIPO `anti galáctico, y no por falta de estrellas, que las tiene. Me gusta la nueva política de club paciente, que no manso. De club tranquilo, que no resignado, pese a irritar de inacción a su propia afición. Pero el Madrid tiene un plan y lo lleva ejecutando años con una pasmosa falta de reconocimiento por parte de la opinión pública.

Nueva política de club paciente, que no manso. De club tranquilo, que no resignado, pese a irritar de inacción a su propia afición

El Madrid ha encontrado su planeta en este nuevo universo desorbitado en el que se ha convertido el mercado futbolístico. Esperando a que se pongan a tiro los fichajes deseados (Neymar, M´bappé, Kane…y poco más), Florentino ha apostado por una supervivencia ganadora. ¿En qué consiste eso? Oportunidades de mercado que salgan rentables, dejarse la pasta en jóvenes promesas con proyección, aumentar la confianza en la fábrica y huir de renovaciones astronómicas. Es fácil proponérselo, pero difícil llevarlo a cabo, y más en un club con tanto ruido alrededor.

En cuanto a oportunidades de mercado (fichar jugadores contrastados de rendimiento inmediato a un precio por debajo del caché), se escapó Kepa, pero en los últimos años han llegado varios nombres con este perfil que han acabado siendo claves en el trienio champions: Keylor Navas fue uno de ellos, llegando barato del Levante tras marcarse un mundial estratosférico (su rendimiento, sobresaliente). Me atrevería a decir que todavía ha sido mejor la aportación de Toni Kroos (30 millones), que recién proclamado campeón del mundo llegó al Bernabéu por menos de la mitad de lo que costó, por ejemplo, André Gomes. En este saco metería a Isco (30 millones), que llegó ya bastante maduro tras liderar el Euromálaga y ha multiplicado su valor en el Madrid. Este año engrosa la nómina Courtois, un valor seguro para la portería.

El Madrid ha encontrado su planeta en este nuevo universo desorbitado en el que se ha convertido el mercado futbolístico

Otra firme apuesta del Madrid en los últimos años ha sido la de fichar estrellas antes de que lo sean. Varane y Casemiro, ahora de los mejores del mundo en sus puestos, son los dos ejemplos más claros. Uno estuvo varios años a la sombra de Pepe, el otro llegó a pasar por el Castilla y fue de Erasmus a Portugal. El que también va para estrella es Asensio, que llegó a un precio irrisorio y se fue curtiendo en el Mallorca y el Espanyol. No con tanto techo pero sí con un futuro interesante llegó Kovacic, que ya ha mostrado cosas y seguramente las seguirá mostrando tras su paso por el Chelsea. Con Vinicius habrá que esperar, pero puestos a poner millones sobre la mesa, que sea apostando por la juventud; aunque se convierta en el nuevo Robinho, seguro que habrá alguien en este mercado inflado que acabe pagando lo que ha costado. También está Lunin, que será o no será, además de Odegaard, que quedará en eterna promesa o explotará su talento algún día.

Dentro de este mercado inexperto, el Madrid ha puesto el foco especialmente en el producto nacional, recuperando una seña característica del club que se había ido perdiendo en la década anterior. Algunos cuajan y otros no, pero el riesgo de estas inversiones suele ser mínimo, permitiendo recuperar casi el total de la inversión, ya sea mediante rendimiento en el campo o a través de una venta posterior; Illarra, Theo, Ceballos, Odriozola… Ninguno ha brillado como madridista hasta el momento, pero por este camino tarde o temprano el Madrid volverá a toparse con otro Isco. La ruta es la correcta.

Por último, otra clave del Madrid tricampeón de Europa ha sido la de recuperar a jugadores de la cantera. El máximo exponente de esta categoría es Carvajal, establecido en el once titular. No menos determinante ha sido Lucas Vázquez, por el que nadie daba un duro cuando fue repescado del Espanyol (mérito aquí de Benítez). Nacho ni siquiera tuvo que emigrar para ganarse volver. Otros como Morata volvieron para contribuir y dejar una buena cantidad tras su marcha. Diferentes casos son los de Kiko Casilla, Vallejo, Mayoral, Raúl de Tomás o Llorente, hasta el momento sólo útiles como fondo de armario, pero que seguramente han evitado que el Madrid gaste dinero en mas de un Coentrao de la vida.

Las operaciones del Madrid en los últimos años han sido brillantes, plantando semillas para una cosecha futura sin renunciar al rendimiento inmediato. Algunos borrones como Danilo y espinitas que siguen escociendo como James son excepciones en una política de fichajes que debería ser ejemplo para el resto de Europa. Así se ha fraguado este Madrid `anti galáctico´. Quién lo diría hace unos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s