The Doctor Jekyll

Valentino Rossi perdió el juicio sacando a Márquez de la pista.

El feo gesto del italiano le perseguirá siempre, empañando su leyenda.

maxresdefault

Rossi perdió el juicio. Márquez le perdió el respeto. El mundo perdió un ídolo.

Valentino Rossi ha camuflado con sonrisas la aflicción que sintió durante años desde que dejó de dominar la máxima cilindrada. Durante demasiadas carreras no se escuchó el himno italiano, y los rizos de “The Doctor” empezaron a desteñir, mostrando un blanco canoso que contrastaba con la irrupción de imberbes pilotos que pisotearon su hegemonía a base de descaro. Hayden le birló algún campeonato con la Honda de la que Valentino decidió bajarse para demostrar que era el mejor sin depender de una máquina. No lo consiguió. Luego apareció Lorenzo para confirmar que se podía liderar un campeonato sin pertenecer a la familia Repsol. Pero lo que acabó de desencajar a Valentino fue la aparición de la eterna sonrisa de Márquez, capaz de batir todos los récords de precocidad que un día le pertenecieron.

Valentino decidió bajarse de la Honda para demostrar que era el mejor sin depender de una máquina. No lo consiguió.

Durante demasiados años Rossi pilotó más aferrado a las rentas del pasado que a las frenadas del presente que ya no intimidaban al resto de pilotos.  La amarga travesía con Ducati le humanizó hasta el punto de tener que regresar a Yamaha para lograr el sueño de un último campeonato del mundo que le hiciera retornar a su olimpo. Valentino, con el alma de un viejo rockero, ha mostrado durante el último campeonato su faceta más competitiva, haciendo gala de una regularidad que le permitió afrontar las dos últimas carreras en una posición privilegiada.

Los Tifosi no le abandonaron a pesar que su hálito en los circuitos cada vez era más débil. Rossi siempre traspasó fronteras, pegando su número 46 en carpetas de aficionados de todo el mundo que en cada gran premio seguían prefiriendo gastar sus provisiones en merchandaising de “The Doctor”. Los rumores de su salto a las cuatro ruedas pretendían anticipar una marcha que el italiano planificaba hacer desde lo más alto. Este era el año, con un Márquez menos fiero y Pedrosa exhibiendo achaques físicos a principio de temporada. Bastaba con controlar a su compañero de equipo, más rápido pero menos visceral, al que ha mantenido a raya casi todo el campeonato.

Los Tifosi no le abandonaron a pesar de que su hálito en los circuitos cada vez era más débil.

Hasta el pasado gran premio, en el que Rossi podía proclamarse campeón de nuevo tantos años después. El eterno 46, acusando la presión de las leyendas que quieren volver a ganar, erró al colocar en la diana a Marquez en lugar de a Lorenzo, su principal rival por el título. Alimentó a Marc con un objetivo que clasificatoriamente había perdido, hiriendo su orgullo al acusarle de beneficiar a su rival por viejas rencillas que estropearon aquella foto que un día se hicieron ambos, cuando el 93 aun no amenazaba con mordisquear la leyenda del 46. Marquez, que nunca fue rencoroso pero siempre se muestra competitivo, aceptó el reto, ofreciendo unas vueltas trepidantes en las que se adelantaron en más de diez ocasiones que pusieron a prueba la paciencia de Valentino, que acabó desbordando con un gesto que le perseguirá en la posteridad con la misma repercusión que todas las victorias que acumula en su motor.

CSOQgZtW0AAkJru

Las portadas acusan a Valentino.

Gane o pierda este campeonato, jamás contará con el aura mística de sus anteriores conquistas. Rossi quiso volver a ganar una vez más, al igual que Federer pretende retirarse levantando un último Grand Slam. Pero para ello, el suizo no podrá liarse a raquetazos contra Djokovic, al igual que Rossi nunca debió lanzar esa patada a Márquez. La escena ha dado la vuelta al mundo y conquistado portadas en España, donde Rossi ha dejado de ser el ídolo de tantos moteros para convertirse en “The Doctor Jekyll”. Cheste dictará sentencia, aunque Valentino ya ha perdido el juicio. Lo perdió literalmente el pasado Gran Premio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s