El velódromo de Julio

foto_velodromo 4

Julio A. Amores rodando en el velódromo de Novelda. FOTO / Esteban Ordóñez

El velódromo de Novelda muestra una situación de abandono que acusa a diario Julio A. Amores Palacios, uno de los candidatos a representar a España en Río 2016.

Se trata sólo de una de las reivindicaciones mudas de muchos deportistas que persiguen sus sueños sin respaldo externo.

vive y folla

FOTO / E.O.

Los ciclistas están acostumbrados a ver su nombre silueteado con tiza en el asfalto. Letras de ánimo que se funden con el paisaje hasta tomar vida propia, empujando sillines cuando la carretera se endereza hacia arriba. Julio Alberto Amores Palacios, uno de los deportistas con opciones de representar a España en las próximas Olimpiadas de Río, tropieza con pintadas bien diferentes cada vez que entrena en el velódromo de Novelda: “Folla y vive”, se puede leer en un pavimento jaspeado de grafitis. Mensaje que se tomaron al pie de la letra (al menos la segunda parte) unos ocupas que utilizaron el complejo deportivo como refugio hasta que el propio Julio se decidió a echarles: “Dormían en la grada, dentro de los huecos que se abrían en las escaleras”.

“La inversión del Velódromo se destinó a la creación de vestuarios y una cabina de prensa en el campo de fútbol.”

12047051_877458142303296_6730980159655410081_n

Foto / Juan Manuel Brotons

Como todo ciclista, Julio cuenta con gregarios que le allanan el terreno, pero no de esos que abastecen de bidones a su líder o le protegen del viento;su padre, trabajador del mármol, alterna su empleo con las labores de limpieza del velódromo, de las que si no ha de encargarse el propio Julio: “Me espera unos minutos antes barriendo con el escobón los escombros o cristales que se acumulan durante los botellones”. Su otro guardián protector es Juan Manuel Brotons, dueño de la tienda de bicis “Pedals”, donde el ciclista alicantino arregla con urgencia cualquier avería mecánica cuando está de paso por el pueblo: “Le he dicho en infinidad de ocasiones que debe quejarse, pero Julio es muy conformista”, asegura el comerciante con amable indignación. El velódromo de Novelda lleva en situación de abandono desde poco después del inicio de las obras, hace más de 25 años, lo que no ha impedido que Julio acumule a sus 22 años numerosas medallas en competiciones nacionales e internacionales, convirtiéndose en una de las principales promesas del ciclismo español: “En 2010 se retomaron las obras, pero tras la quiebra de la empresa adjudicataria, la inversión se destinó a la creación de vestuarios y una cabina de prensa en el campo de fútbol”, denuncian ambos afectados.

foto_velodromo 2

Julio Alberto Amores contempla el velódromo de Novelda. FOTO / E.O.

El nuevo estadio de “La Magdalena”, donde juega el Novelda sus partidos de 3ª División, centellea junto a varias pistas de pádel y tenis que colindan con un velódromo árido y estepado. Desde las supuestas gradas, ahora convertidas en un enorme descampado donde amontonar la chatarra sobrante, se aprecia a un ciclista pedalear sobre una bici que le recomendó el propio Joan Llaneras. Desde esas gradas salpicadas de paseantes que llevan a sus mascotas para que se alivien, puede distinguirse un maillot y un casco de profesional que contrastan con la vasta maleza que bordea el agrietado adoquín. Desde esas gradas se divisa a Julio luchando por un sueño, mientras unos niños traviesos le arrojan piedras y botellas para pasar la tarde. Desde esas gradas se advierte una y otra vez el mismo mensaje de ánimo: “folla y vive”.

Baldosas que bailan

IMG-20150928-WA0013

Foto cedida por Julio A. Amores

El ciclismo cuenta con gran tradición en Novelda, a pesar de que a Julio la mayoría de ciclistas con los que tropieza en el pueblo sólo lo saludan por cortesía: “Es el municipio con más clubs ciclistas de la Comunidad Valenciana”, reivindica Brotons para justificar la necesidad de una inversión que nunca acaba de llegar. Personalidades del ciclismo noveldense como Isidro García y Luis Navarro dejaron este mundo sin ver finalizadas las obras del velódromo por las que lucharon sin desmayo.

Se trata de una problemática parecida a la que sobrelleva el Club Aluche de Patinaje Artístico (CAPA). Las chicas entrenan en una pista a la intemperie que lleva treinta años sin reparaciones, según denuncia Manuel Corchado, encargado de las relaciones externas, cuya hija es una de las patinadoras afectadas: “Las baldosas se levantan sobre la tierra, sin una capa de hormigón que las sostenga. Muchas son inestables y con hierbajos que prosperan entre las grietas”. El club se ve obligado a desplazarse 80 kilómetros para buscar un lugar acondicionado para la especialidad que tienen que ensayar, esperando que el nuevo gobierno de la Comunidad de Madrid al fin atienda sus demandas. Se conforman con “entrenar sobre parquet en lugar de hacerlo sobre cemento o terrazo”, sentencia Corchado, deseoso de que bailen las patinadoras en lugar de las baldosas.

Un hombre adherido a una bici

Julio Alberto Amores estrenó su primera bici con siete años, antes de unirse al club ciclista Noveldense. Desde entonces no ha dejado de pedalear en ese velódromo carcomido por la espesura: “Compito con gente que entrena todo el año en pista, mientras en Novelda yo sólo practico cadencia porque apenas puedo montar desarrollo”. Julio pasa entre 18 y 20 horas semanales en la bicicleta, hipotecando su futuro al éxito que pueda lograr sobre el sillín: “El día de descanso hay veces que echo de menos la bici”, relata al hablar de sus hábitos. Si los primeros indios-americanos vieran a Julio aparecer pensarían que es un hombre adherido a una bici, como creyeron que los conquistadores a caballo conformaban una sola figura.

“Compito con gente que entrena todo el año en pista, mientras en Novelda yo sólo practico cadencia porque apenas puedo montar desarrollo.”

IMG-20150928-WA0010

Foto cedida por Julio A. Amores

Tanto esfuerzo premió a Julio cuando le concedieron la beca Podium –otorgada a 80 promesas del deporte por el Comité Olímpico Español y Telefónica-, pero la sonrisa se esfumó poco después al leer un correo electrónico en el que le retiraban el apoyo por falta de resultados: “Fui 4º, 8º y 10º en la copa del Mundo y 19º en el Mundial Élite siendo aún sub-23”, afirma resignado el ciclista alicantino ante la ausencia de respaldo económico, que se ha convertido en la rémora del deporte español. Para Joaquín Villar, ex atleta y entrenador que da nombre a la pista de atletismo de Alicante, los deportistas también tienen parte de responsabilidad en la caída de rendimiento: “Los jóvenes y Juniors enseguida piensan en el dinero, algo que contradice a una de las esencias de los deportes minoritarios”. Villar cuenta como en más de una ocasión ha discutido con padres que “reclamaban privilegios para sus hijos que ni siquiera eran capaces de bajar de los tres minutos en los mil metros”. Situaciones parecidas ha presenciado Juan Manuel Brotons en su tienda, donde habitualmente entran padres exigiendo patrocinador para su hijo que empieza a despuntar.

Ante la falta de apoyo, muchos deportistas españoles están apostando por formarse en el extranjero, especialmente en universidades americanas donde se les permite compaginar los estudios con la financiación de su especialidad en infraestructuras adecuadas para ello. El año pasado se computaron más de 400 deportistas españoles repartidos por varias universidades americanas, que prefieren esta opción a agotar su paciencia en España, donde las subvenciones del Consejo Superior de Deportes (CSD) han caído un 41,2% desde que comenzara la crisis y la mayoría de federaciones nacionales registra un patrimonio neto negativo.

Atleta de madrugada

David Cal, máximo medallista olímpico en la historia de España (un oro y cuatro platas) ha anunciado recientemente su retirada por la falta ayudas que recibía de la Xunta de Galicia y otras instituciones nacionales. Ante la indefensión de los deportistas de élite, apenas resuenan los aullidos de otros batalladores anónimos que intentan prosperar en su disciplina para cumplir sus sueños. Susana Gómez compitió recientemente en la Iditarod, una prueba de nueve días con etapas de hasta 18 horas a través de la nieve de Alaska en la que cruzó la meta como primera española. Para alcanzar sus sueños necesita el consenso de su marido y su hija de nueve años, con la intención de no repercutir en la economía familiar. Por ello lleva tres años de una “lucha institucional” que ha ganado a medias. Presentó varios proyectos a las instituciones de Lanzarote solicitando una subvención prometida que todavía se resiste: “Para el 95% de los deportistas amateur es imposible prosperar debido a la complejidad de los trámites burocráticos que deben plantearse”. Según la atleta, “las instituciones deberían facilitar la vida del deportista”, y no al contrario.

Jetlag

Foto de la Iditarod cedida por Susana Gómez

Susana escribe a diario en su blog para denunciar una situación que le obliga a trabajar más horas administrativamente de las que utiliza preparándose físicamente. Para la Iditarod entrenaba tres horas por jornada que solía mordérselas a la madrugada: “Duermo una media de cinco horas al día por hacer lo que me gusta, dejando a mi familia en casa para preparar una prueba que supone un desembolso de seis mil euros”. Un esfuerzo que “sin ayudas resulta prácticamente imposible”. Susana ya piensa en su próximo reto, a pesar de arrastrar problemas hepáticos y de insomnio tras una aventura en Alaska que le ha pasado una “factura terrible” a su organismo. Si el físico se lo permite, preparará en las carreteras cálidas de Lanzarote las mil millas que deberá recorrer en frío. Para ello necesitará un desgaste administrativo equiparable al que soportan sus piernas sobre el asfalto.

“Duermo una media de cinco horas al día para preparar una prueba que supone un desembolso de seis mil euros.”

Susana Gómez, a diferencia de Julio A. Amores, sabe venderse. “Ni siquiera me actualiza el currículum cuando se lo pido, o se deja la mayoría de resultados que él considera menos importantes”, confiesa Juan Manuel Brotons, siempre pendiente de encontrar patrocinadores para el ciclista. En ese currículum pronto aparecerá también alguna casilla donde reseñar sus labores de barrendero que está perfeccionando en el Velódromo de Novelda. Por si lo de la bici no prospera.

foto_velodromo 1

Cada mañana partiendo hacia el Velódromo con la escoba en la mochila del país que representa. FOTO / E.O.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s