Profetas y curanderos

1443278685_825220_1443279045_album_grande

Cada vez los Madrid-Barça duran más. El de esta temporada empezó a jugarse el sábado, justo después de que la rodilla de Messi se arqueara más de la cuenta dejándole tendido en el césped del Camp Nou. Faltan siete semanas hasta el clásico, en las que el Barça, por poco que le guste el término a Luis Enrique, deberá sobrevivir sin su estrella. Pero mediáticamente la ausencia de Leo se reduce a un solo partido, el del Barnabéu. Ya el domingo comenzaron a brotar por las tertulias deportivas los primeros profetas con bata blanca y alma de curanderos, intentando calcular las probabilidades de que la rodilla del jugador argentino esté regenerada el 21 de Noviembre. Todo es una cuenta atrás hasta entonces, en la que los aficionados vamos a disfrutar de un master gratuito y avanzado de fisioterapia muscular. Los ligamentos, tendones y cartílagos van a competir en importancia con los goles y las paradas, al menos durante dos meses. “Messi llegará justo al clásico”, “peligra el clásico”, Messi podría perderse el clásico”, Messi llegará al clásico”. A nadie importan ya el resto de rodillas, como la de Rafinha, cuya curación no será televisada ni profetizada.

El año pasado ocurrió lo mismo con Luis Suárez. Su sanción expiró la jornada que el Barça visitaba el Bernabéu. Desde que se conoció esa casualidad, empezó a jugarse un clásico en el que el uruguayo acabó siendo titular y teniendo una participación intrascendente. Nos empacharon con normativas, recursos y claúsulas por las que Suárez podía o no debutar contra el Madrid. Aquel partido, como el de esta temporada, duró mucho más de 90 minutos.

Líder Villarreal

El Villarreal, más que en submarino, parece ir en avión. Marcelino, tan monótono en rueda de prensa como efectivo a los mandos de la nave, doblegó a un Atlético frenado en su delantera, donde Jackson ha heredado las dudas que dejó Mandžukić. Kameni volvió a agigantarse en un gran escenario para dejar a cero a un Madrid que lo intentó por todos los cauces. El Málaga no marca pero compite, y los de Benítez no marcan pero generan mucho peligro. El Madrid gustó, pero no se gustó. Valencia y Sevilla encontraron por fín un paraguas para refugiarse de la tormenta, mientras Celta y Depor confirman el estable latido del fútbol gallego, en contraste con el vasco que vio como Athletic y Real Sociedad, más que empatar, se quedaron con sensación de haber perdido ambos.

Aquí os dejo mis calificaciones de la jornada:

Dibujo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s