La nueva filosofía del Madrid

El Madrid está mudando su piel. Está engañando a todos los que le han etiquetado como un club de talonario que dinamita el mercado cada verano. Ya no es ese amigo adinerado que pagaba las borracheras de la pandilla. Ahora es un gentleman que saca la cartera sin venir a cuento sólo para dejar ver la cantidad de billetes que guarda dentro. Algo está cambiando.

Es extraño que tras un año en blanco Florentino Pérez sólo haya fichado a Danilo, Kiko Casilla y Lucas Vázquez para la primera plantilla. Pendientes de qué pasará con De Gea, no se adivina un desembolso mayor. El Madrid se ha cansado de que le pidan por cada cromo más de lo que cualquier coleccionista pagaría. Florentino ha dejado de alimentar a los medios, ávidos de nombres que llenen las portadas veraniegas. Mientras los distrae con renovaciones, dirige sus miras hacía una nueva política que pasa desapercibida. Analicémosla.

martin-odegaard

Odegaard, al Madrid con 15 años

Pogba, Vidal, Verrati o Sterling han sido nombres relacionados con el Madrid. Quizá hace unos años Florentino tirara de chequera para firmar un fichaje ilusionante para la parroquia. Sería uno más de esos por los que pagar un precio desorbitado que le perseguiría cada partido, como le ocurre a Bale o Illarra, o le hubiese ocurrido a James si su rendimiento no respondiera a la inversión realizada. Ahora el Madrid tiene el monopolio de otro mercado mucho más suculento; primero fue Marco Asensio (3,9 millones), firmado tras apenas despuntar en el Mallorca. El siguiente paso fue convencer a Odegard (3-4 millones), al que se lo subastaba media Europa. Luego despuntó Vallejo en la sub-19 y apenas tardó unos días en prometerse con el Madrid. El último puede ser Dani Ceballos. El Madrid, sin duda, tiene las mejores perlas jóvenes del continente, a las que hay que sumar las de su propia fábrica; Cheryshev está brillando en la pretemporada, Borja Mayoral ya tiene minutos con el primer equipo y Jesé pretende volver por sus fueros. En total son siete futbolistas que rozan los 20 años, y todos visten de blanco. Alguno se marchará, como Morata (dejando un buen dinero a cambio), pero con que uno de ellos triunfe la inversión estará amortizada. La obsesión de Florentino es que no se le escape el próximo Messi.

1438716926_extras_noticia_foton_7_1

Marco Asensio ya ha debutado con el Madrid

La nueva política del Madrid es innegable; dejarse de negociaciones eternas y fichas desorbitadas para centrarse en contratar jóvenes perlas por pulir. Entre todos los citados anteriormente apenas suman la mitad de lo que costó Illarramendi. Pero hasta el donostiarra o Lucas Silva, fichajes a priori fallidos, responden a la nueva filosofía de invertir sólo por imberbes promesas. El único problema del Madrid es tener su filial en Segunda B, lo que frena la progresión de algunos futbolistas u obliga a cesiones de riesgo. Eso unido a la impaciencia de representantes y prensa por buscar ídolos, puede dar al traste con la mejor camada de jugadores jóvenes que el Madrid ha tenido en décadas. Nos seguirán vendiendo el inmovilismo blanco este verano, cuando ha fichado más y mejor que nunca. Florentino tiene a todos engañados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s