El miedo de que Messi gane el Mundial

Pensaba escribir sobre el Mundial; revelaciones, fracasos, sorpresas, favoritismos…pero qué “narices”, sobre eso está casi todo escrito, y lo que verdaderamente me apetece es escribir sobre Messi y lo que a muchos joroba que esté en la final del campeonato del Mundo.

Empecé a gestar esta entrada anoche con “El Chiringuito” de fondo, donde me pareció más acusada que de costumbre la campaña contra el diez de la albiceleste, y eso sólo podía obedecer a un motivo, Messi estaba en la final. Demasiado escozor para muchas lenguas infectadas.

Durante años, ante las continuas exhibiciones y récords de Messi, cierto corral mediático se ha refugiado en un solo argumento, el único que tenían; “Es muy bueno pero nunca será el mejor si no gana un mundial”. Pues bien, a falta de un solo partido para que esa afirmación pierda validez, el miedo obliga a buscar con urgencia otros recovecos que desprestigien un palmarés que el Domingo puede ser inalcanzable.

Si un extraterrestre (aparte de Messi), hubiese aterrizado ayer en “La Tierra” y sintonizado dicho programa, hubiese pensado que Argentina cayó eliminada en la primera fase y que la final la juegan, que sé yo, Alemania – Portugal, por ejemplo. “¿Ha fracasado Messi en este mundial?”, fue uno de los rótulos que se pudo leer durante la noche en la que Argentina volvía a ser finalista de un Mundial 24 años después. Pero lo peor vino después, cuando uno de los colaboradores (Manu Sainz), dijo que Messi iba camino de ser un exjugador. Tras oír esa afirmación me puse el termómetro, pero no, no estaba delirando. Mi pregunta es, ¿qué hubiera pasado si Argentina hubiese caído eliminada? ¿Y si Messi llega a fallar el penalti de la tanda?

Porque con Messi cualquier defensa en este mundial era en vano. Si se salía, las mofas comparando su rendimiento con Argentina y con el Barça (foto) se pondrían a la altura de las que se hicieron con el padre de Neymar. Y si no respondía, su fracaso se disfrutaría con sorna y socarronería durante semanas. Tras los primeros destellos decisivos de Messi contra Bosnia, Irán o Nigeria, la guardia pretoriana sacó los tanques a la calle para dejar claro a todo el mundo que Messi, ese jugador que va a cobrar 20 millones de Euros, se había reído del Barça. Pero ayer cambió el discurso. Se volvió a ver a un Leo trotón, poco participativo y nada decisivo, y eso abría el horizonte a un cambio de estrategia. Lo que tocaba ahora era decir que Messi fracasaba en la comparativa con Maradona, quién ganó un Mundial él sólo. Ocultando, eso sí, que en el 90 la Argentina del “Pelusa” cayó en la final contra Alemania y en semifinales Diego falló su penalti de la tanda que ganaron a Italia (no sé como lo haría, jugando él sólo, para ganar una tanda de penaltis fallando su tiro).

20140707_193000

Comparaciones ventajistas con el peor partido de Messi en el Barça (MARCA)

Hay miedo de ver a Messi levantando la copa del mundo. Esa imagen produce un temor paralizante en muchos a los que sólo les queda escupir veneno y encomendarse a la brillante selección alemana, que no deja de ser la favorita para la final. Es curioso como tres goles en una repesca fueron una gesta y cuatro goles (cinco con el penalti de ayer) en un Mundial y llegando a la final pueden dejar sensación de fracaso.

Pero ojo, yo defiendo a Messi de campañas injustas y envidiosas, pero tampoco puedo protegerle de una realidad evidente. Leo no es el que fue, y él tiene gran parte de responsabilidad en ese galopante bajón de rendimiento. Exigencia sí, campañas, no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s