El “caganer” del Bernabéu

Sólo a los ingenuos les utilizan y Di María lo es. El Madrid le utilizó para justificar la marcha de Ozil, pero ahora que a Bale se le empiezan a caer los goles y el Madrid se engrasa, ya no hace falta situar al argentino como el noble guerrero madridista que prefiere luchar por un puesto en el “mejor equipo del mundo” a tener minutos en un club se segunda fila como pueda ser el Ársenal (líder de la Premiere, por cierto). Ahora Di María vuelve a ser el quejica perezoso que no valora su suerte y no ese gladiador pasajero que fue encumbrado por el Madridismo en verano.

El Madrid también necesita un caganer en su belén

El Madrid también necesita un caganer en su belén

Todo comenzó el día de la presentación de Bale, el fichaje mediático y millonario de Florentino para anestesiar la llegada de Neymar a Barcelona. Lo que tenía que ser un acto galáctico de los que le “pone” al presi se empañó por unos ligeros gritos de aficionados madridistas de “Ozil no se vende”. Pero para desdicha de los escandalosos, el alemán ya estaba haciendo las maletas rumbo a Londres y la maquinaria madridista tenía que quitar importancia al asunto y justificar la venta de uno de los jugadores con más calidad que ha pisado el Bernabéu en la última década. Y entonces surgió Di María como el titán necesario contra el hereje que ya no vestiría de blanco. No había respuesta de Florentino o Ancelotti sobre el “caso Ozil” en la que no saliera a relucir el nombre de Di María, ni columna de opinión sobre el tema en la que el argentino no actuara de contrapunto para convencernos de que el que se iba era el egoísta desagradecido y el que se quedaba el humilde luchador (un ejemplo de ello en este mismo blog).

Por aquel entonces se dijeron de Ozil barbaridades; sale de noche, es intermitente, falla en las citas importantes, no tiene gol, le falta carácter, está más pendiente de su contrato que de su rendimiento…el ventilador estaba en marcha. Y por contra Di María ganaba dimensión, dejando de ser un secundario de lujo para convertirse en ejemplo de todo lo que carecía el que se iba. Al madridista le persiguen dos tópicos recurrentes; “Todo gran jugador que llega al Madrid ha nacido para vestir de blanco” y “ningún jugador en su sano juicio querría abandonar el Madrid por voluntad propia”. En otras palabras, sino juegas en el Madrid no eres nadie y si te vas del Madrid eres menos que nadie.

Pero sólo unos meses después el teatrillo se viene abajo. Di María vuelve a ser un soldado en el belén y pronto será el “caganer”, porque el papel de rey mago es para otros. Di María sólo lo fue momentáneamente por puro ventajismo, y ahora no da ni para ser un paje. Pobre ingenuo el que se da cuenta de su ingenuidad.

Los mismos que alabaron al argentino en verano ahora destapan sus vergüenzas. Los mismos que le utilizaron ahora le deshonran. Ahora Di María vuelve a ser egoísta y pesetero. Ahora que ya no les sirve, ya no le necesitan. Pero ojo que la figura favorita del Belén para muchos es el caganer, y el portal del Bernabéu puede quedarse sin el suyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s