Kilómetro Cero

Los buenos augurios de pretemporada son hasta enternecedores. Entrenadores satisfechos con sus plantillas, presumiendo del trabajo realizado;aficiones ilusionadas con el “este año sí”; fichajes que prometen ser doradas inversiones. Es lo que tiene partir de cero, con la esperanza irracional que sólo el fútbol irradia. Todos los proyectos renacen depurados de pecados, con objetivos renovados que la mayoría de veces se vuelven inalcanzables. A la quinta jornada ya estarán rodando cabezas de entrenadores y se escucharán pitos en los estadios donde su equipo empiece la canción desafinando. Pero ahora da igual, porque en el punto de partida, todos son mejor que ayer.

Como ahora es cuando deben hacerse los pronósticos, y todo es aventurarse y opinar, ahí va el mío para esta nueva temporada:

20 equipos para 38 jornadas y múltiples objetivos

20 equipos para 38 jornadas y múltiples objetivos

Creo que el Madrid parte como favorito para ganar la carrera de la regularidad. Los argumentos por todos sabidos (vuelta a la calma, españolización, apuesta por la cantera, fútbol de mayor posesión) le sitúan con un mayor margen de mejora que un Barça tristón y con el listón de los 100 puntos demasiado alto. Los blaugranas deben afinar con la utilización de Cesc y la rentabilidad de los secundarios (Alexis, Pedro) para no depender en exceso de Messi y dar tiempo a Neymar para que sea el jugador determinante que toda la afición espera. Por contra, en el Madrid todos parecen rejuvenecidos (Casillas, Modric, Benzemá) y las nuevas caras suben el nivel de una plantilla ya de por sí sobrada de calidad que puede propulsarse con la guinda de Bale. El Madrid lanzado a por el alirón, y Cristiano a por el pichichi.

La segunda guerra, la de entrar en Europa, parte con un nuevo ramillete de candidatos que ven como inalcanzables a los dos grandes pero sueñan con ser los mejores de su liga. Me apetece ver al Valencia de Djukic y al Athletic de Valverde. No dudo en la solidez del bloque de Simeone y espero alguna sorpresa positiva como el año pasado fueron La Real o el Betis. Los donostiarras pueden acusar la distracción europea y el cambio de entrenador, mientras los verdiblancos siempre aseguran espectáculo y competitividad de la mano de Pepe Mel y un buen trabajo de rastreo en verano. Quizá se cuele en la pugna el Villarreal o el Granada (del que espero mucho como equipo revelación), o el Sevilla si Emery consigue dar consistencia a un equipo necesitado de identidad tras la marcha de sus referentes.

El resto alternarán sus delirios de grandeza con la permanente angustia de verse cercados por el fantasma del descenso. No tengo fe en equipos que rindieron muy bien la temporada pasada y que ahora se ven obligados a demostrar que no fue producto de un año de inspiración. En esta terna estarían el Rayo, el Valladolid y el Levante, a los que veo pasando apuros y salvándose (en el caso de los dos primeros) si consiguen mantener su apuesta de fútbol vistoso. En otro grupo están esos equipos acostumbrados a vivir sobre el alambre, a los que algún año se les tiene que romper el cántaro pero que se mueven en esta lucha como nadie; Osasuna y Español volverán a sufrir, tratando de acabar asomando la cabeza un año más y ser mejor que otros tres, porque con eso vale, y lo saben. De los recién ascendidos (Villarreal aparte) veo al Elche más cuajado y con un entorno más ilusionado que ayudará a empujar hacia el objetivo. No sin sufrir, como lo hará el Almería, quizá la mayor incógnita y la apuesta más fácil para pronosticarle un mal comienzo.

En cuanto a sorpresas negativas me guardo tres equipos; el Málaga puede acusar el vértigo de caer de tan arriba y de perder al líder que les ha llevado al éxito. Ahora toca otra lucha, y el cambio hay que saber digerirlo. Otro caso es el Getafe, que parece asentado en la categoría pero nos acostumbra a verle deambular sin alma por la liga. Tras una pretemporada discretísima y haber perdido jugadores importantes (Miguel Torres, Barrada, Xavi Torres), temo que no sepan afrontar la situación si las cosas se truncan de inicio. El último batacazo lo guardo para el Celta, que puede ser víctima de sus buenas intenciones. El efecto Luis Enrique, de no ser el esperado, puede hacer peligrar el objetivo que se consiguió por los pelos el año pasado. Si los vigueses ya tenían poco gol, sin Aspas se puede convertir en un lastre demasiado grande.

CAMPEÓN: R. Madrid

CHAMPIONS: Barcelona, Atlético, Valencia

EUROPA LEAGUE: At. Bilbao, Sevilla, R. Sociedad

DESCENSO: Levante, Valladolid, Almería

*Mañana vamos con los pronósticos de Segunda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s