Amaños y sospechosos habituales

Antaño se celebraban las ejecuciones como verdaderos actos festivos. Las plazas más vastas de las ciudades se inundaban de curiosos que jaleaban la llegada del condenado a la horca, la caída de la guillotina o el prendido de la hoguera. El método era lo de menos, lo importante era estar allí para verlo y salir afónico del sacrificio. Estos rituales se han perdido con el tiempo (afortunadamente), pero ha perdurado la saña de querer el mal para el tramposo (cosa lógica), pero incluso antes de demostrar que lo sea. Es tan fácil ver malas artes en el de enfrente como difícil verlas en el ombligo propio. Llevando el ejemplo al deporte, todos los aficionados claman y denuncian a los que se dopan, sin apenas concederles el beneficio de la duda que la ley si les concede (inocente hasta que se demuestre lo contrario), salvo que el sospechoso sea de tu país o de tu equipo. En este caso se debe a una mano negra, una persecución o una envidia insana y ajusticiadora contra la que hay que rebelarse. Yo no quiero sumarme ni a un bando ni a otro. No creo que el Hércules deba ofenderse porque su nombre salga salpicado durante un proceso por el cual se busca la limpieza del fútbol, ni tampoco creo que deba ampararse en el “seguro que hay muchos más casos y sólo se destapa este”. Eso sí, tampoco creo que haya que demonizarle como institución, sobre todo por los aficionados que sufren y padecen el ver envuelto el nombre de su club en asuntos turbios. El partido fue extraño, la realidad es difícil de demostrar, pero la sospecha es entendible, y por tanto también la investigación. El Hércules debería proteger su honor, facilitar la información necesaria para clarificar la situación y ser categórico a la hora de defender su honorabilidad. Hablar del tema no significa dar pábulo a los que están ávidos de sangre (que los hay), sino cuidar a unos aficionados desprotegidos y decaídos que no tienen una versión a la que agarrarse porque su club no se la facilita. Al Hércules le urge un lavado de imagen, sino quiere ganarse una etiqueta que le persiga durante su historia venidera. Los herculanos corremos el riesgo de dejar de ser el equipo simpático de la costa, el de las playas y las palmeras, el que agua la fiesta al Barça de vez en cuando…para convertirnos en sospechosos habituales, merced a una reputación de trileros que ponga en duda cada uno de los futuros éxitos del equipo.

El partido bajo sospecha

El partido bajo sospecha

Quería escribir sobre el tema, pero quería hacerlo con más prudencia de lo habitual. He leído mucho estos días sobre el asunto, y es difícil estar absolutamente de acuerdo con alguna de las opiniones. Por eso antes de empezar a teclear he querido preguntar a algún amigo que ve la situación desde la distancia, de esos que simpatizan con el hércules pero sin la efervescencia del acérrimo twittero que salta a la mínima situándose en el extremo. Mi miniencuesta se reduce a tres opiniones, y me ha sorprendido que los tres coincidían en que hay algo raro pero que es muy difícil amañar un partido; “los goles del Racing fueron golazos”, “es difícil mandar cuatro balones a los postes”, “creo al portero del Hércules cuando dice que para un partido que juega no va a dejarse meter goles”…mi conclusión es que aunque cacaree y ponga huevos, hay que comprobar que sea una gallina. Basar la denuncia en parámetros de apuestas es arriesgado, porque sólo un futbolista sabe si se empleó a fondo en un partido. Faltan pruebas directas, concluyentes, que afecten a los implicados. La sospecha me parece comprensible, la denuncia precipitada y el mutismo del Hércules incomprensible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s