Las claves del fichaje de Neymar

Culebrón de madrugada

Culebrón de madrugada

Las prisas y el capricho de Rosell

Sandro Rosell ha demostrado en sus primeros años de mandato ser un presidente caprichoso e inseguro. La liga conseguida maquilla los problemas de un proyecto anquilosado que sigue viviendo de rentas, pero no oculta los miedos del presidente y del barcelonismo, al que pretende anestesiar con el calmante de Neymar. El brasileño es un antojo arriesgado, una apuesta personal que devolverá la ilusión a los aficionados pero se tornará en su contra si el rendimiento no es inmediato.

Avispado o pardillo

Hay diferentes formas de interpretar el papel del presidente en el fichaje de Neymar. Son de alabar sus reflejos para anticiparse al Madrid, sus contactos brasileños y su cabezonería en contratarlo. Pero Rosell ha sido otro títere de los que han pujado en la subasta de un jugador con mucha pompa pero con innumerables incógnitas. Sólo el tiempo confirmará si ha estado avispado y ágil o ha sido un pardillo de época.

¿Caro o barato?

Es fácil adivinar por donde irán las manifestaciones de Rosell para justificar la contratación de Neymar (es el jugador destinada a liderar la siguiente década del fútbol mundial, su estilo se acopla perfectamente al Barça, bla bla…), pero la realidad es que se trata del segundo fichaje más caro de la historia del Barça (después de Ibrahimovic, que así salió). Es una promesa de revalorización constante y su futuro es prometedor, pero su realidad es incierta y la exigencia va a ser máxima. Con 50 kilos que ha costado, para no exigirle.

¿Deseo de Tito?

A todas luces se trata de un fichaje del presidente, pero más dudas despierta el que sea una decisión consensuada con el entrenador y la dirección técnica. Hacerse la foto con el jugador y presumir es fácil, pero el que tendrá que lidiar con él a diario es Tito. Sacarle rendimiento y explotar sus virtudes es su próximo desafío, pero no estoy seguro de que él quisiera afrontarlo.

¿Cabe en el esquema Barça?

Neymar tiene la magia brasileña que siempre ha deslumbrado en el Camp Nou desde que Romario liderara los mejores momentos del Dream Team. Su juego vistoso y sus filigranas encaminan al Barça hacia un estilo más individualista, volviendo a los tiempos de Ronaldinho y alejándose del Tiki-taka que ha demostrado estar algo obsoleto esta temporada. La renovación era necesaria y la pieza parece la ideal para llevarla a cabo, pero el proceso es lento. ¿Acoplamos a Neymar en el Barça o adaptamos el Barça al jugador? Yo lo tengo claro, y Tito supongo que también.

Conflictos a la vista

Todas las declaraciones de la plantilla en torno al fichaje de Neymar coinciden. Esta semana ha recibido la bendición de cada jugador que ha hablado en público, incluida la de Messi. Pero la realidad ya la veremos. Neymar a la fuerza va a absorber mucho juego, lo que reducirá la dependencia de Messi. Si Leo consigue controlar su voracidad individual, puede ser un factor positivo para el equipo que permita a Messi llegar más fresco a los momentos decisivos de la temporada. Pero se les va a mirar con lupa en cada gol, asistencia, celebración, mirada o gesto que hagan. El icono del presente y el icono del futuro deben aprender a convivir en un vestuario. Neymar debe aprender del mejor, sin desafiarle, pero sin renunciar a su cuota de protagonismo.

Jugador mediático

Neymar es un hombre carismático, popular, algo histriónico en su apariencia, un gran movilizador de masas. Esa es la fotografía que nos ha llegado desde Brasil, y que se utilizará en su contra si el rendimiento no acompaña. Ocurrió con Ronaldhino, que pasó de ser la sonrisa del Barcelonismo a ser el brillo de la noche catalana. Neymar debe saber manejar su imagen y focalizarla de forma positiva como hizo Ronaldinho al llegar. Si lo consigue sus excesos caerán en gracia, pero para ello necesita grandes asesores, y no sé si los tiene. Tito tendrá que ser, por tanto, más que un entrenador.

Con Neymar no basta

Neymar ha sido un bonito culebrón de madrugada, una contratación muy mediática que rubricará una foto muy lograda. Seguramente el azulgrana le quede de miedo, pero el Barça debe afrontar otras realidades mucho más urgentes. Una vez anestesiada la afición con vitaminas de ilusión brasileña, el club puede abordar con más calma el resto de frentes abiertos. El Barça debe fichar sí o sí un portero y un central y decidir que hace con los jugadores que han salido más tocados esta temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s