Exaltar al derrotado

Tito Vilanova no me ha convencido del todo en su primer año al frente del Barça, pero la liga conseguida con unos registros inmaculados le brindan el aprobado y la opción de pasar de curso en busca de mejorar la nota en futuras reválidas. Tito se agarra a una liga que más que un triunfo parece un clavo ardiendo y complementa una temporada redonda trufada con dos semifinales en copa y Champions que dejaron el amargo sabor de una eliminación traumática. El fútbol se nutre del presente, y aunque ahora se recoge lo sembrado en una primera vuelta de campeonato histórica, aquello parecen logros prehistóricos enterrados tras los batacazos más recientes. De un modo u otro, el Barça es justo campeón, y así lo reivindicaba Tito en una de las mejores ruedas de prensa que le recuerdo como jefe del buque azulgrana.

images

La sonrisa del campeón

“Hemos competido contra el Madrid de los 100 puntos“, fue la frase que se sacó de la chistera para dar relieve a un título que muchos daban por descontado desde hace semanas. Tito aprende rápido, y con esta manifestación devolvió el orgullo a los culés, que andaba algo tocado últimamente  a la vez que sonrojaba a todos aquellos que se han saciado de repetir durante estos tres años que “el Madrid ha frenado al mejor Barça de la historia” o “al mejor club de los últimos 20 años“, como prefieran. Los blaugrana han ganado 4 de las últimas 5 ligas, pero desde el bunker Mourinhista se ha insistido en que de todas la más valiosa era justo la que se le escapó. Tito, haciendo suyo justo ese argumento, quiso reivindicar su éxito en la llamada temporada de transición.

Analizando fríamente  Vilanova ha superado el shock de la marcha de Guardiola recuperando la supremacía en España y alcanzando las rondas finales en todos los torneos disputados, y todo ello combatiendo contra la adversidad y la enfermedad. Pero un análisis más racional permite al Barça disfrutar de su logro con un componente de prudencia que le debe conducir a la toma de decisiones importantes para seguir creciendo. Tito aprueba, pero no puede presumir de ganar al Madrid de los 100 puntos porque esta temporada ha caído claramente en los duelos directos con los blancos. Entiendo a Tito y su argumento, que expresó sabedor de su eficacia porque es el que lleva sufirendo durante años. ¿El Madrid me quita una liga de cinco y vale más la suya que mis cuatro? Repito, entiendo a Tito, que como rápido aprendiz ha entendido que no hay mejor reconocimiento propio que exaltar las cualidades del derrotado. Mientras lo diga pero no se lo crea, todo irá bien. Felicidades Barça, merecido campeón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s