Pronósticos inútiles

Me aburren los supuestos favoritismos de las previas; Éste llega mejor pero éste otro tiene más experiencia, los precedentes juegan a favor de éste pero aquel juega la vuelta en casa…se pueden oír infinidad de suposiciones que carecen de sentido una vez rueda el balón. Seguimos cayendo en el error de pronosticar eliminatorias, como si nadie recordara lo que pasó el año pasado por estas fechas; El Barça se enfrentaba a un Chelsea descolgado en la premiere y con un entrenador de emergencia, y el Madrid se las volvía a ver con un Bayern amedrentado por la vuelta en el Bernabéu. Al final a Di Matteo le salió bien su apuesta por el 13 negro (acabó ganando una champions milagrosa) y al Madrid le traicionaron las alturas cuando tenía la clasificación en la mano. Los vaticinios se fueron al garete junto con la final española, pero un año después, y con escenario parecido, volvemos a caer en el mismo error.

En unas semifinales de champions hay multitud de detalles que las convierten en imprevisibles; una expulsión, una lesión, un estado de gracia, un día de inspiración, un portero, un árbitro, un golpe de suerte…todo ello influye y por eso más que profetizar y visionar lo que ocurrirá a partir de esta noche, más vale disfrutar de los cuatro partidos que llevamos esperando toda la temporada. El Barça viaja a Munich acongojado por los alardes de un Bayern intratable en sus apariciones recientes, pero los blaugrana cuentan con la experiencias de siete semifinales seguidas a sus espaldas en las que se las han visto de todos los colores y en todos los escenarios. Por su parte el Madrid viaja a Dormund con la espinita de la fase de grupos y la presión de la décima para vérselas contra un Borussia imberbe pero peligrosamente imprevisible. Ante tanta igualdad sólo cabe confiar en dos individualidades; el Madrid tiene a Cristiano y el Barça a Messi, pero no olvidemos que ambos marraron los penaltis decisivos en las semifinales del año pasado. La voracidad de estas dos bestias unida a sus ganas por resarcirse es la principal baza para los equipos españoles. Por eso yo apuesto por una final española. Sí, sin querer he acabado haciendo mi pronóstico. Pero es que no quería ser menos que el resto. ¡Que ruede el balón!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s