Corazón de león

El Athletic de Bilbao se desbarata cada partido que juega. Lejos quedan los éxitos del año pasado, que plasmaron una temporada imborrable, sin títulos, pero con un juego heroico y brillante. Ahora el equipo se caricaturiza en España y en Europa. Encaja goles de chiste, defiende como un gato doméstico y ataca como un gato castrado. No hay leones, ni un domador motivado. Falta una idea común y sobran chismes y habladurías. Pero sigue siendo el Athletic, un equipo único, sobre todo en las malas. Y ahora explicaré porqué.

Ser del Athletic es tener “corazón de león”

No ser hoy día del Barça o del Madrid es toda una excepción. En Huelva son del Recre y del Madrid o el Barça; en Santander son del Racing y del Madrid o el Barça; en Alicante son del Hércules y del Madrid o el Barça. Y así por toda la península. Sólo se salvan algunos colchoneros y un puñado de seguidores del Athletic. El otro día conversé con uno sobre el estado del equipo de San Mamés, y sorprende sentir como trasmite y vive con pasión y particularidad lo que ocurre en su club a pesar de la distancia. Me encanata llevar al blog y convertir en texto conversaciones de este tipo, en las que seguidores de verdad demuestran lo que el fútbol puede llegar a latir.

Desde lejos se percibe que el Athletic es un equipo especial, singular y único. Su naturaleza y sus rarezas, junto con su historia le convierten en más que un equipo de fútbol. A sus seguidores, en la situación actual, no hay que intentar entenderles, hay que entenderles sin más. Yo lo entendí el otro día, ¿entendéis?.Conversar con un corazón de león es descubrir que el equipo está por encima de cualquier entrenador o jugador. Hay ídolos, pero ninguno podrá competir con el valor y la tradición de un escudo. Conversar con un corazón de león también es darse de bruces contra un frontón que devuelve todos tus argumentos. “Lo que Bielsa ha hecho con Llorente no tiene nombre, humillar así a un jugador delante de todos sus compañeros”, me dice. Le da igual que yo le recuerde que Bielsa es historia reciente del Athletic y ha firmado una temporada casi insuperable. -Al menos está del lado de Llorente-, pienso yo, pero el devenir de la conversación pronto me hace abandonar esa idea: “Es un jugador que lleva en el Athletic desde los diez años, y que cobra 6 millones de Euros”, añade. -Pero un jugador tiene derecho a no renovar, y además él no se va por dinero-, respondo yo, deseoso de debate. “Él tiene que negociar, se ha criado en el Athletic”, insiste. -Pero al principio le pitaban, y luego fue capaz él sólo de hacer olvidar a Urzaiz-, replico. Me mira, frunce el ceño y concluye: “Pero no juega en el Madrid o el Barça, juega en el Athletic y debe saber como no se tienen que hacer las cosas”. No se hable más, debate finalizado y a otra cosa. Es imposible intentar entender a uno del Athletic, ya lo he dicho pero es así, piensan así y sienten así. Nadie, ni Bielsa, ni Llorente, están por encima de toda una filosofía de club. Les envidio en cierta manera. Son leones de corazón. Y yo ya sé lo que es un verdadero corazón de león.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s