Benditos problemas españoles

España está en las semifinales de una Eurocopa. Lejos de festejar, nos enrolamos en un tobogán diabólico y autómata; Sin nueve no hacemos goles, pero llevamos 8 (sólo uno menos que Alemania). Llorente y Mata no juegan, pero de 23 ya han tenido minutos 17 jugadores (en 4 partidos). Jugamos sin profundidad y muy chatos, pero hemos marcado en todos los partidos y sólo hemos recibido un gol. Estamos cansados, pero acabamos los partidos en el área contraria (contra Croacia gol en el 88, contra Francia en el 90). Benditos problemas de la selección, a un paso de hacer historia si el entorno no estropea esta magnífica oportunidad.

Portugal es peligrosa, y se adapta al juego de España. No le disgusta ser dominada, tiene jugadores rápidos atrás, que saben anticipar, y salen como puñales al contragolpe. En el mundial supimos frenar sus oleadas, pero en un amistoso reciente nos metieron más goles que el resto de selecciones en las últimas dos Eurocopas. Es un equipo imprevisible y peligroso. España deberá hipnotizar a su rival, jugar con paciencia, frenar las contras y minimizar la participación de Cristiano. No debe importar hacer el partido largo y aprovechar la profundidad de banquillo al final. Llorente, Pedro o Navas son buenas soluciones, y Cazorla o Mata pueden reavivar el toque español cuando empiece a sestear. España es la favorita, pero Portugal tiene su oportunidad, y Cristiano también. Pase lo que pase muchos estarán contentos. Así es el fútbol, incapaz de separar un club de una selección nacional.

En la otra semifinal Alemania es incluso más favorita que España en la suya, pero de Italia nunca puedes fiarte. Contra Inglaterra mostró un estilo y lo supo combinar con su gen competitivo habitual. Los estandartes como Buffón, Pirlo o Cassano han mezclado bien con la proyección y juventud de Montolivo o Diamanti. Ese factor unido a la ferocidad incontenible de un siempre irregular Balotelli hace peligrosa a la azurra. En frente Alemania intentará ganar el duelo por la posesión e imponerse en pegada. El físico de jugadores como Khedira o Swensteiger será vital en la batalla del medio campo. Todos esperan repetir la final de Viena, pero apuesto a que uno de los dos se queda fuera. Espero que no sea España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s