La España desmemoriada

España se atrancaba en otro debut. Fueron tres minutos eternos y angustiosos en los que revolotearon los fantasmas de Suiza. La personalidad española se estrangulaba sin remedio. El tiqui-taca no se traducía en profundidad y eficacia. Surgieron entonces los bajitos; Iniesta encontró a Silva rodeado de contrarios. El canario activó los anteojos, se puso la capa y maniobró sin oposición inventándose una asistencia que unía plasticidad, belleza, intención y precisión. Cesc acudió al desmarque por el único hueco que dejó la zaga de cinco italiana en todo el partido. Fusiló de primeras, certero y seguro ante la salida de Bufón, haciendo respirar a todo un país. Iniesta, Silva y Cesc sí que fueron los verdaderos rescatadores de España.

El pesimismo español

En España hay mucho desmemoriado. Poco tiempo atrás un debut con empate ante Italia, siendo superior en posesión y en llegada se hubiese vendido como un éxito nacional. Ahora todo lo que no sea pasearse y avasallar al rival es un fracaso. No fue el mejor partido de España, pero sí fue el mejor partido del Europeo hasta el momento. Tenemos jugadores valientes, competitivos y fiables, pero que también sienten responsabilidad, tensión y nervios. Tienen derecho a sufrir, a pelear, a empatar e incluso hasta a perder, si se hubiese dado el caso. Además el rival también juega, e Italia pidió protagonismo mostrándose compacta, fresca, con ideas claras y sin acusar los problemas extradeportivos.

Ha habido muchas críticas sobre el sistema de Del Bosque. A mí me gustaba la alineación antes del partido, y me sigue gustando. España fue fiel a su ADN, con más posesión que profundidad y más control que llegada. Esta selección madura los partidos y minimiza al rival agotándolo hasta darle la estocada. Ayer no acabó de salir, pero no hay que renunciar a la idea. Además hay variantes que introducir sobre la marcha para virar la idea inicial, como demostraron Torres y Navas. Tenemos la mejor selección, la más heterogénea y la más fiel a sus principios. Por fin tenemos un estilo y no debemos matar al seleccionador por creer en él. No creo que Del Bosque fuera temeroso o cagón. A su manera, que es la nuestra, la española, fue ambicioso. No quiero decir que haya que repetir planteamiento, pero en mi opinión esta selección debe derivar en una acumulación de bajitos. Cuantos más, mejor. Quizá ello pensó ayer Vicente.

Mi defensa del planteamiento no quiere decir que éste acabara de salir o que no hubieran cosas a mejorar. A España le faltó fluidez y organización, dejando notar una tardía y perjudicial preparación (y de eso no tiene culpa Del Bosque). El tridente del medio campo no se entendió para crear ni para destruir. Arriba faltó presencia, y los laterales no aportaron la llegada por banda que seguramente pidió el seleccionador. Iniesta estuvo estelar, Cesc aportó movilidad y gol (que no es poco) y Silva colaboró con una asistencia de genio. La selección se entonó con el paso de los minutos, acumulando más posesión, cerrando las contras italianas y soltando a los laterales. Casillas neutralizó algún susto en la primera parte, y en la segunda Navas y Torres dieron otro aire. El delantero del Chelsea no estuvo fino, lo que alimentó las burlas de sus detractores. Sólo le faltó definición y confianza, el resto lo puso al servicio de España; desmarque, velocidad, sorpresa, intención y voluntad. Quizá poco, pero cumple un mínimo exigible.

No podemos pretender ganar el torneo el primer partido. Falta crítica constructiva y sobra impaciencia y mala idea. Hemos empatado, las opciones siguen intactas. No quiero pensar el día que perdamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s