El “mal perder” en el fútbol

Para un jugador hoy en día es igual de importante hablar dentro que fuera del campo. Una pared de Xavi, una asistencia o un gol de falta se repiten y analizan igual (o a veces menos) que una declaración como la que salió públicamente ayer, en la que el barcelonista comparaba el mal perder del rival con el propio. Xavi es de esos jugadores respetados que hablan poco pero convencen. Al estilo de Guardiola, adorna la superficie con un tono entre serio y respetuoso que encubre un mensaje de gran contenido de fondo. No sé a lo que se refería Xavi, pero me lo imagino.

En el fútbol ya nadie sabe perder. Escuece demasiado que el rival te moje la oreja como para considerarlo justo vencedor. Sobran excusas para justificar el fracaso propio y desmerecer el éxito ajeno. Entiendo a Xavi, en parte; Debe mosquear que si ganas sea porque los árbitros te ayudan en una campaña orquestada y corrupta. Debe mosquear que si ganas sea porque los rivales salen entregados. Debe mosquear que si ganas el rival no se quede en el césped a aplaudir al campeón. Debe mosquear que alguien diga que el título que acabas de conseguir no es para sentirse orgulloso. Debe mosquear que se divulgue que no ganas por tus méritos sino por el juego y la triquiñuela de dejarse caer, simular y engañar. Debe mosquear que un personaje como Obrevo salga a relucir en cualquier tertulia, hasta el punto que pronto aparecerá en las preguntas de trivial. Debe mosquear que cuando ganas una liga, el trofeo más importante sea la copa o el pichichi. Debe mosquear que el rival pueda meter presión y tú tengas que callar por ser preso de tus propios valores. Entiendo el mosqueo de Xavi. El Madrid y sobretodo el madridismo no ha sabido perder estos últimos años. Asumiendo con la boca pequeña y a regañadientes que el Barça juega bien, no basta. 14 títulos de 19 son un botín demasiado considerable como para no merecer un ENHORABUENA en mayúsculas.

Claro que habría que recordar a Xavi que el mal perder no es algo congénito del Madrid. Este año el Barça ha perdido, y con justicia, y también han sobrado algunos episodios, especialmente la felicitación de Guardiola, insinuando motivos oscuros y ocultos que le han perjudicado. Prefiero los que no felicitan a los que felicitan por cortesía. Hay que felicitar por justicia, y en eso, ni Barça ni Madrid son ejemplos. También este año en Barcelona se ha exaltado la impotancia de la Copa y el Pichichi, y también fue en Barcelona donde se pusieron en marcha los aspersores en plena celebración rival.

No debe meterse Xavi en embolaos de este tipo, y menos estando con la selección. Barça y Madrid no saben perder, sólo que al Madrid se le ha venido notando más porque ganaba menos, o ganaba nada. El Villarato ha sido el colmo del lloriqueo, el mayor ridículo en años. Entre todos tenemos que injectar dosis de deportividad al fútbol. Felicitar al campeón debe ser más que una tradición. Debe ser un valor que no podemos permitirnos perder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s