Va de citas

Odio el victimismo, especialmente en el deporte. Empequeñece y no ayuda a digerir las derrotas. Pero si algún estamento puede acoger una postura victimista por convencimiento es el arbitral. Intentaré desarrollar la argumentación a partir de dos citas.

Árbitros, esos señores de negro, hoy de amarillo huevón, ejecutores de contubernios maquiavélicos” -Rubén Uría-

 “No me gusta que los árbitros jueguen a ser víctimas cuando su realidad se desarrolla entre coches de alta gama y restaurantes impagables, pero ocurre” -Enrique Marqués-

Rubén Uría es de esos periodistas de recomendable seguimiento. Escribe artículos de muchos quilates en su blog de Eurosport, siempre con una innata redacción preciosista. A los barcelonistas posiblemente les quede mejor regusto tras sus leer textos, pero es capaz de convencer sin sacar la bufanda. Le sobran argumentos para desmontar teorías absurdas, como la del Villarato.

La cita que extraigo le define. Desacredita a los árbitros con originalidad y cierta chispa, huyendo de tópicos habituales, pero sin dejar de deslizar que son una especie de mafia. Espero que no caiga en el argumento fácil de muchos y se invente una conspiración para contestar a otra que viene del otro lado de la red. No se debe responder al victimismo con más victimismo, como se empieza a hacer en medios catalanes.

Por su parte Enrique Marqués me parece el mejor presentador posible para un programa como Futboleros. Astuto, lobo viejo. Maneja la situación a su conveniencia y alardea de objetividad, aunque sus artículos en lainformación desnudan a menudo sus antojos por el merengue. Me pregunto como alguien que no habla ni se queja pueda jugar a ser víctima. Los árbitros no van a ruedas de prensa, ni comentan repeticiones, ni siquiera intentan defenderse. Es cierto que en la máxima competición se cobra bien por partido, lo suficiente como para conducir un BMW descapotable y cenarse un solomillo una noche cualquiera. Pero me gustaría recordar que hay árbitros (entre los que me incluyo) que tenemos que aparcar nuestro megane del 94 en un campo sin parking, y luego con suerte nos comemos un bocadillo de vuelta a casa. Y ni así somos victimistas, aunque deberíamos. Citas como ésta hacen mucho daño al arbitraje, especialmente al modesto.  Y eso, no me gusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s