Periodistas fumadores

La buena salud del deporte español se demuestra en los índices de audiencia. Cada año lo más visto en televisión es un partido del Barça, el Madrid o la selección, un volantazo de Alonso o un raquetazo de Nadal. El reparto televisivo se convierte en una lucha de barro, cuyo ganador no duda en emplear las más bajas técnicas amarillistas para contaminar el periodismo. Triunfan formatos de fiebre nocturna como Punto Pelota, se utilizan continuos ganchos hipnotizantes para captar al espectador (caso de los informativos de cuatro), mientras las radios priorizan las cruzadas personales contra la competencia por delante de contentar a una audiencia que parece cómoda viendo correr la sangre.

Estamos dando de fumar al periodismo deportivo. Las audiencias se disparan con contenidos morbosos, para regocijo de las empresas. Es un placer engañoso y adictivo como el de la nicotina en los pulmones. Nadie se plantea el daño que se le hace a la profesión a largo plazo. Ni siquiera hay cajetillas donde se avise de las nocivas consecuencias de esta forma de actuar. La poca seriedad informativa resta credibilidad. El efecto gaseosa disminuirá y se llevará consigo el periodismo de calidad. Entonces a las empresas no les quedará ni la incondicionalidad de la audiencia, que hoy en día les permite respirar. El gobierno endurece su campaña contra el tabaco, pero a los fumadores deportivos nadie les amordaza.

Llego a esta reflexión tras ver el dantesco espectáculo de hace un par de noches en Punto Pelota. Los bramadores contertulios debatieron cerca de una hora sobre la llegada de Mourinho al aeropuerto de Barajas tras sus vacaciones navideñas. La escena me recordó a los programas de famoseo, donde el paparazzi persigue al personaje popular hasta incomodarlo y forzar así una reacción brusca de la cual poder debatir.

 

No exagero si digo que me tragué una hora de programa viendo repetida la misma secuencia de Mourinho llegando al aeropuerto y encarándose con un fotógrafo. Todo ello engalanado con una llamativa y vistosa llamarada que avisaba que se trataba de una “exclusiva”. A partir de ahí se generaron opiniones de todo tipo; si el fotógrafo debía estar allí o no, si Mourinho no debería encararse con él, si la seguridad del aeropuerto no actuó correctamente, si la mujer y la hija de Mourinho tienen derecho a intimidad….estamos hablando de Punto Pelota, donde los reportajes de los partidos dominicales no duran más de un minuto, pero donde lances como este de “gran relevancia informativa” dan para mucha verborrea y se tildan de “exclusivas”. Fumar mata, que alguien avise de ello.

Anuncios

Una respuesta a “Periodistas fumadores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s