¿Ganar o arrollar?

Barça y Madrid (con permiso del Villarreal) ya han recogido el ancla e instaurado una velocidad de crucero en Liga. Tras un inicio dubitativo han avivado el ritmo y comenzado la carrera hacia el campeonato. Sin embargo algo ha cambiado; temporadas atrás el Barça apabullaba pero el Madrid no perdía la estela gracias a su pegada y efectividad. Este año los que abruman son los blancos (16 goles en 3 partidos) y los resultaditas los catalanes. Más allá de la dificultad del calendario de unos y otros, los datos son claros; El Mou Team tiene una diferencia de goles de +18, por el +8 del Pep Team. 10 goles más que sólo se traducen en un punto en la clasificación.

Recuerdo cuando el Barça encadenaba goleada tras goleada y desde Madrid se hablaba de la relajación de los rivales, que salían prácticamente vencidos antes del partido y aprovechaban para dosificar esfuerzos. Era una excusa barata de mal perdedor, en la que ahora no deben caer en Barcelona. Depor y Racing no estuvieron a la altura, pero mucho tuvo que ver que tuvieran enfrente a un ciclón. Ganar es meritorio, pero golear también lo es, y el Madrid empieza a hacerlo con la misma naturalidad del Barça de antaño.

Y cuando digo “Barça de antaño” es porque al actual me cuesta identificarle con lo que fue. Los problemas obvios (plantilla corta, cansancio, lesiones, el problema del delantero centro…) se acentúan con dos nuevos percances; por un lado la guerra institucional que inevitablemente rebota a la plantilla, y por otro la falta de hambre, que puede ayudar a explicar un Barça actual menos arrollador. Decía Cedrún en la Cope que este Barça no mata los partidos, y posiblemente tenga razón. Guardiola afronta uno de los momentos más complicados, en el que tendrá que aislar y a la vez motivar a una plantilla a la que a la mínima fisura le recordarán lo que fue.

En cuanto al Madrid, poco se puede añadir de lo expuesto semanas atrás. Sigo percibiendo una euforia excesiva y regresan las alabanzas desmedidas a Cristiano, que como niño mimado, vuelve a sonreír. Sus cuatro goles han reabierto el debate por el trono de mejor jugador del mundo. A partir de ahora nos vamos a divertir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s