Vuelta a la dualidad

Mirando la clasificación las cosas vuelven a estar en su sitio; Madrid y Barça en cabeza. Pintan mejor las cosas en la capital, con un Madrid que ha marcado 10 goles en dos partidos. Por su parte, el Barça no acaba de despejar dudas, con Villa desatinado y Messi algo pasota ante el Valencia, que fue un líder digno en el Camp Nou.

 

Me encanta Higuaín

Siempre que puedo lo dejo caer, pero hoy quería recrearme desde el titular. En el choque del sábado La sexta enseñó un rótulo con la edad de Higuaín justo al ser sustituido por Benzema; “¿22 años? Pensaba que tenía 24 o así”. Fue la frase de un amigo con el que vi partido. Y es que constantemente se recuerda que Benzema es un chico joven que necesita paciencia y mano izquierda. El pipita no disfruta de esa tolerancia mediática y tiene que reivindicarse partido tras partido. Vaya si lo hizo el sábado (3 ocasiones = 2 goles + 1 poste).

Empezó avisando con una jugada de “yo me lo guiso yo me lo como” que acabó en el poste. Después vinieron dos goles de nueve puro, ambos a uno o dos toques. En el primero demostró su cualidad en el desmarque y su sutilidad en la definición, y en el segundo manifestó oportunismo y hambre de gol. Puede que no contribuya demasiado en el juego colectivo, pero yo siempre lo querría en mi equipo. No es fácil ser el delantero titular del Madrid con tanta autoridad. Y recuerdo una vez más que sigue cobrando menos que Karim a pesar de haber subido sus emolumentos. Hace mucho tiempo que algo huele a injusticia con Higuaín.

Por lo demás, vuelvo a notar una euforia desmedida, como ocurrió tras la goleada ante el Depor. La defensa sigue funcionando (salvo en el córner del gol del Málaga), Ozil se parece cada vez más al 10 que ansiaba el madridismo, y Cristiano pudo encontrar el gol sin ser egoísta. Todo notas positivas, pero con Pellegrini también se goleaba en muchos partidos como los de ayer, ante rivales cómo el Málaga, con jugadores muy veloces y potentes pero un tanto inofensivos y desatinados en los metros decisivos.

¿Se le espera a Villa?

Vaya golazo ha marcado Etoo esta semana con el Inter. Tampoco lo está haciendo mal Ibra en el Milán (lo último dos asistencias a Pato). No insinúo que se echen de menos en la ciudad condal, pero Villa y Bojan no terminan de afinar el gatillo. El segundo ni jugó ante el Valencia y el asturiano volvió a estar ansioso. Participó mucho pero no concretó nada ni partiendo desde la banda ni esperando desde el centro. Aun así es de alabar su persistencia y sus ganas, aunque a veces sean tan excesivas que le perjudiquen.

Sin el olfato de Villa y sin la clarividencia de Messi (mínimas muestras de calidad), tuvieron que reconducir el panorama Xavi, Iniesta y Puyol, con la inestimable participación de Alves con sus continuas subidas por banda y de Valdés evitando el 0-2 cuando el partido olía a chamusquina.

Por su parte, el Valencia demostró que poco a poco va entendiendo a Emery. Albelda y Fernandes brillaron en la primera parte pero sufrieron en la segunda. Pudo perder por más goles, pero a nadie le hubiese extrañado tampoco que se fuera con un punto del Camp Nou.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s