Tipos de fichajes

Ayer aún con el trastoque horario del puente me dió por trasnochar con Punto Pelota. Me alegró ver a Gaby Ruiz y Antonio Esteva (aunque este último a veces olvida la careta neutral que si luce en “La Sexta”), que no obstante eran minoría ante el resto del gallinero que me obligaba a bajar el volumen cada dos por tres. Me llamó la atención un tema de debate; “si los equipos grandes (llámese Barça y Madrid) tienen ojeadores o se guían por el rendimiento de los futbolistas en los grandes torneos”. Todo se desencadenó cuando alguien opinó que el Madrid no se hubiera fijado en Ozil de no haber hecho el mundial que hizo.

       

Yo soy de los que opino que sin el aval del Mundial Ozil seguiría en Bremen. Esto no quita que en el Bernabeu no hubiese informes previos del jugador. Si Ozil triunfa de blanco, no atribuiré tanto mérito al que trajo al alemán que al que se fijó hace años, por ejemplo, en Higuaín.

Hay dos tipos de fichajes; por un lado los que denominaré “de ojeadores”; son poco costosos (entre comillas), se venden públicamente como una inversión (buscan el rendimiento a largo plazo) y tienen un gran margen de error (para acertar con Higuaín hubo que fallar con Gago, para acertar con Marcelo hubo que errar con Cicinho, y a quién no le suenan los nombres de Faubert, Rochemback, Martín Cáceres, y un largo etc.). También muchos aciertos (Dani Alves, Drogba, Agüero…)

Luego están los fichajes “mediáticos”; precios engordados, búsqueda de rendimiento a corto plazo, alarde de poderío económico, y sin embargo mismo margen de error. Digo esto porque parece más seguro fichar a un jugador contrastado, que ha triunfado en otro equipo, pero en la realidad no aportan tanta fiabilidad (claman al cielo los casos de Kaká o Ibrahimovic). En este apartado se engloban también aquellos jóvenes que se venden mediaticamente como futuros craks (Ozil tras el mundial, Anelka, Saviola, Riquelme, Robinho o Benzemá)

Ninguna de las dos vías asegura el éxito. Hay equipos como Ársenal o Mánchester que realizan fichajes “de ojeadores” que posteriormente venden como operaciones mediáticas (Desde Cristiano hasta Chicharito, pasando por Cesc). Son equipos con paciencia y menor urgencia (como demuestra el hecho de que cuentan con entrenadores que se postergan en el banquillo), que pueden permitirse una mayor inversión y pensamiento a largo plazo. Barça y Madrid no pueden. La fisionomía de estos equipos es capaz de destrozar a los jóvenes prometedores (Pedro León, Granero…) y la necesidad de títulos empuja a optar por la segunda vía.

Ahora en Cam Barça parece surgir una tercera vía alternativa; la cantera al poder. Sin embargo siguen chirriando algunas decisiones. De todo esto se extrae una moraleja; es fácil criticar la filosofía de fichajes de un equipo, pero ¿quién no hubiera fichado a Ibrahimovic, Benzemá, Kaká u Ozil? A toro pasado es fácil acertar. Además la prensa juega un gran papel en el caso de los fichajes mediáticos, y esta semana tenemos el ejemplo de Llorente; ¿Necesitan ojeadores Barça o Madrid para interesarse por el bilbaíno? Para eso están los medios, realizando campañas agresivas para rellenar páginas ante la escasa actualidad debido al parón liguero. Ahora es fácil decidirse, el mérito hubiese sido hacerlo hace un par de años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s