Del tropiezo culé al extremismo madridista

Algo ha cambiado. Sólo llevamos seis jornadas de liga, pero la temporada pasada fue tiempo suficiente para dejar constancia de la hegemonía de Barça y Madrid. Valencia y Villarreal lideran el campeonato, y ambos volvieron a vencer con solvencia en sus duelos como locales. La doble “V” de la Comunidad Valenciana ha sabido aprovechar las dudas de los dos “cocos” en este inicio de campeonato. ¿coyuntura momentánea o indicador de un cambio de tendencia?

Empezaré analizando la jornada de ayer hablando del partido del Barça. El empate se puede justificar; Messi de vuelta tras una lesión, Xavi viendo el partido desde la grada y Villa pagando la metedura de pata de San Mamés. Además en la primera parte el Barça pudo sonrojar al Mallorca. Son circunstancias evidentes a las que no creo que convenga que se agarre ni Guardiola ni el Barcelonismo, puesto que la réplica puede llegar basada en datos objetivos; hay hasta 7 equipos de la liga que han marcado al menos el mismo nº de goles que los azulgranas, pero lo que más extraña es la cifra anotadora en casa. El Barça es el equipo menos goleador de las 6 primeras jornadas (sólo dos tantos, siete menos que la temporada pasada a estas alturas).

No tengo dudas que el Camp Nou celebrará muchos goles, pero aun así, hay que buscar causas a este regular inicio de campaña. Las encuentro en la desastrosa gestión de fichajes del club. Ayer las tres sustituciones de Guardiola fueron Tiago, Nolito y Jeffren. No había más para buscar un cambio de rumbo en el césped. Son jugadores de mucho potencial, pero a los que no se les puede dar la responsabilidad de salir para desatascar un partido. Dicen que Borja Valero estuvo muy cerca del equipo culé. Algo parecido a lo que ocurrió con Ozil, que se puso a tiro por 15 millones. Al final fichó Mascherano por casi 25, y ayer el equipo volvió a no ganar con el argentino de titular (ya van tres, aunque hizo un partido más que correcto). Da la sensación que se trata de una plantilla corta que acusa sobremanera cualquier mínima ausencia. Entre otras cosas porque Bojan, y mira que me cuesta decirlo, no está a la altura.

Luego jugó el Madrid, que con césped nuevo y la alegría tras el empate culé, aprovechó la visita del Depor para tapar (no se si cicatrizar) viejas heridas; el equipo volvió afinar puntería, Cristiano cambió la careta de villano por la de crack que había perdido últimamente, Higuaín aportó un golito, el Bernabeu tan feliz y Mourinho sacando pecho. Leyendo las crónicas parece que ya hay estilo de juego, solidez, brillantez, vistosidad, solidaridad…y todas esas cualidades que hace siete días se echaban en falta. Soy de los que critica el extremismo habitual de la capital. Ayer fue un partido con el viento a favor y ante un rival en apuros. Si en dos semanas el Madrid empata en Málaga, volverán las críticas y se olvidará este partido. Del optimismo al pesimismo sólo hay una semana de diferencia.

Pintan mal

En cuanto al resto de equipos, todos empiezan a mostrar su sello de identidad. El descenso estará igualado, como casi siempre, pero hay quienes a estas alturas pueden estar más preocupados que otros; Depor y Zaragoza no arrancan. Almería, Sporting, Osasuna y Racing también dejan dudas en la cuesta abajo del calendario. Bravo para los recién ascendidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s