El blog de Gregorio Manzano

        Gregorio Manzano no precisa presentación. Su trayectoria reciente en el Mallorca engorda un currículum envidiable y le ha permitido al técnico jienense extirpar el único lunar que le perseguía desde su estancia en el At. Madrid, donde dejó un regusto amargo.

        El polifacético (profesor – psicólogo) entrenador es diferente al resto de técnicos de primera. Un nuevo hecho que remarca esta afirmación es que se trata del único que escribe en  Internet sobre sus andanzas en los banquillos. 

        Visité el blog de Gregorio Manzano impulsado por el revuelo suscitado ante su supuesta despedida del club bermellón. Su último post no tiene desperdicio, pero lo que realmente me sorprendió, y por lo que le hago un hueco en este espacio es por otra entrada escrita fechas atrás; “El criterio de los árbitros”, era el titular del texto que me hacía presagiar lo peor, sobre todo conociendo los antecedentes del técnico con el colectivo.

         Sin embargo, a medida que avanzaba en el contenido del artículo mis suspicacias se tornaban en muecas de aprobación; primero defiende la integridad del colectivo al criticar el Villarato y después disculpa abiertamente a dos colegiados por sus supuestos errores cometidos; Rubinos Pérez y Mateu Lahoz. De éste último incluso afirma que se trata de un árbitro “correcto, distante, sin aspavientos, dialogante, con personalidad y con criterio y, por encima de todas sus virtudes, con la idea de apoyar el espectáculo dejando jugar y no interrumpiendo el juego constantemente, por el mero contacto y engaño del jugador”. Nunca había oído a un entrenador hablar así de ningún árbitro

        El profesor me ha sorprendido gratamente. Me muestro dispuesto a cambiar mi concepto sobre su relación con los árbitros. Ahora sólo le resta ser en el banquillo y en los micrófonos consecuente con lo escrito.

 

Carta de un joven árbitro

        Amplio el post con otro ejercicio de concienciación para un mejor trato a los árbitros. Llega desde “Carrusel Deportivo” (Paco González y compañía), donde entonan el mea culpa y se comprometen a mejorar su comportamiento con el colegiado. El acto de voluntad nace de una carta que un jóven árbitro de 16 años envió al programa. El audio no tiene desperdicio. ¿Será cierto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s