Semana dura

 

        Fin de semana exigente; peliagudo infantil en Aspe, extraño Segunda Regional en Garbinet y atractivo amistoso en San Vicente.

 

Contradicción

        Aspe es de esos lugares que suscitan interés en el árbitro. Será por el hecho de coger el coche y hacer kilómetros o por la peculiaridad del sitio, porque al llegar allí todo es una contradicción; la instalación presenta un aspecto marchitado, el campo, de tierra pringosa, muestra una apariencia desalentadora, y los vestuarios cochambrosos incomodan la estancia. A esto hay que sumar una afición hostil, rebelde y rebotada, capaz de atosigar a cualquiera. Tan solo la arboleda que sirve de aparcamiento aporta algo de ternura a la aventura.

        Se enfrentaban los equipos infantiles del Aspe y el Zafiro. El partido resultó enrevesado pero atractivo. Trabado por momentos pero intenso. Los locales dominaban el factor colectivo y gozaban de mayor corpulencia pero los visitantes contaban con individualidades peligrosas capaces de mantener el partido igualado hasta el final.

        La primera parte fue de tanteo hasta que en el último minuto el Aspe se adelantó de penalti (cometido por el portero), ante las iras visitantes. Camino al vestuario, la sutil originalidad del delegado del Zafiro le costó la expulsión: “Si no estás capacitado dedícate a Juez de línea”, – “No se siente en el banquillo en la segunda parte que está expulsado”.

        En la reanudación pronto llegaron las tablas (1-1), tras una cesión al portero (libre indirecto dentro del área), que por cierto hubo que repetir tras adelantarse la barrera en el primer intento.

        A estas alturas la grada era un hervidero; los hinchas locales indignados por la cesión y los visitantes con el penalti aun en mente. Los jugadores se contagiaron del ambiente revuelto y aparecieron las amonestaciones (4 en total). Especialmente nervioso el capitán local, que por momentos rozó la expulsión, pero se libró de correr la misma suerte que su delegado, que vio la roja por chillón y protestón.

        El Zafiro visualizó la remontada pero decayó físicamente al final. Se llegó al último tramo de partido con el Aspe atacando en oleada. El gol acabó llegando casi en el descuento (2-1). Una lástima para los animosos jugadores visitantes, que aún encajaron un tercero (3-1). Excesivo castigo.

        Abucheos, abucheos y más abucheos, pero volvería a Aspe encantado.

 

¿Casero?

        10 amonestaciones, una expulsión, 2 penaltys en contra y 4-0 final. ¿Demasiado castigo para los visitantes? A mi juicio todo fue aplicado de manera justa, pero no por ello dejó de ser un partido incómodo. La sensación de estar perjudicando a un equipo es muy agria.

        Los conjuntos del Pla e Inmaculada se medían en un duelo de Segunda Regional, a disputar en el polideportivo “Pla Garbinet”; recinto de tradición pendenciera, cobijo de múltiples trifulcas, follones o alborotos, muchas veces con el árbitro como víctima. Al menos los vestuarios permiten una grata estancia.

        El Pla, con todo su banquillo y parte de la plantilla sancionada (por uno de esos jaleos que comentaba anteriormente), dominó al Inmaculada hasta la consecución del primer gol, en el que los visitantes pidieron fuera de juego (primer lamento)

        El Inmaculada apenas gozó de ocasiones, pero es cierto que dominó al Pla, que buscaba sentenciar a la contra. Apunto estuvo de hacerlo antes del descanso, pero el portero visitante detuvo un penalti (sancionado por mano dentro del área) (segundo enojo).

        En la reanudación el partido se descontroló tras el segundo tanto del Pla (fallo del portero). Los visitantes intensificaron sus protestas  (las amonestaciones se sucedían) focalizando su ira en el que creían les estaba perjudicando.

        Por si fuera poco en otra contra local, el delantero recibe una falta merecedora de amonestación (2ª y expulsión) (tercer disgusto). Con el partido ya sentenciado, cayeron dos goles más (4-0), el tercero de penalty, señalado por un agarrón dentro del área (cuarta irritación).

        No es que el Pla se fuera de rotitas (cuatro amonestaciones), pero la comparación es muy llamativa. Incomoda el hecho de que un equipo felicite al árbitro y el otro le increpe. Aun así, la conciencia está tranquila, pese a reconocer que las sensaciones empeoraron respecto a semanas atrás.

 

Amistoso de nivel

        La selección valenciana de tercera división ha concertado partidos amistosos (también con equipos de tercera) con el objetivo de prepararse de cara al futuro torneo de selecciones. Anoche disputó un nuevo compromiso, en este caso contra el Jove Español de San Vicente (en la ciudad deportiva).

        Jugadores de trayectoria consagrada como Jaime Agulló (capitán de la selección Valenciana), Kike Alcázar (Catarroja), Rafa Rivera (Gandía), Heredia (Torrevieja) o García (Jove Español), estuvieron presentes en un partido con tintes de amistoso pero con suficiente agitación.

        El partido fue lo de menos (3-0 para el Jove Español). Queda la experiencia de actuar de asistente (nº 2) ante jugadores de superior categoría. La velocidad del juego y la intención en los desmarques contrasta con las de un partido de juveniles. Las sensaciones no fueron malas, aunque la primera parte mejor que la segunda.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s