Asistente y vendaval

antifaz

        Ni un solo pitido en un fin de semana bastante relajado. El silbato no salió del cajón, de donde sí rescaté los banderines. En esta ocasión tocaba actuar de asistente. 

        Se trataba de un División de Honor Juvenil (Torrellano – Albacete), con un árbitro de Segunda B (Medina Méndez); un contexto sugerente de no ser por el viento persistente que surgió como molesto e incansable acompañante durante toda la mañana del domingo.

        El estadio de césped natural del Torrellano se encuentra en periodo de resiembra y otros apaños. Por ese motivo, el campo anexo de hierba sintética albergó el partido entre dos equipos con diferentes motivaciones; los locales aspiraban a colarse entre los mejores mientras el Albacete buscaba su primera victoria (hasta la fecha 3 empates y 5 derrotas), que desgraciadamente para ellos no llegaría.

        La citada ventisca condicionó el partido, pero sin llegar al extremo de plantearse la suspensión del mismo como ocurrió en algún estadio de la Comunitat el fin de semana. El balón dibujaba extrañas trayectorias, pero siempre en contra del Albacete que durante la primera mitad tuvo enfrente a un doble enemigo; los 11 hombres del Torrellano y las oleadas de aire que impedían cualquier pase en largo que intimidara a la defensa rival.

        La superioridad local, incrementada por la brisa favorable, pronto se plasmó en goles (3-0 al descanso). Dos de los tantos llegaron de penalti (claros ambos y apenas protestados). En la reanudación, los visitantes, ya con el viento de aliado, se toparon con una diferencia demasiado abultada. La remontada no fue posible pese a disponer de un penalti a favor (detenido por el portero) y ver como el Torrellano se quedaba con 10 (expulsado un defensa por doble amonestación). Para colmo la renta se ampliaría a balón parado (4-0 definitivo)

        Pocas veces un partido con 3 penaltis y una expulsión resultó tan poco polémico. Ambos equipos se marcharon conformes con el arbitraje. Personalmente, las sensaciones también fueron positivas; me situé en la banda de la grada (con el banquillo en frente). El vendaval evitó incursiones por mi parcela, por lo que el partido resultó tranquilo, y lo poco que hubo se saldó satisfactoriamente.

Dibujo

Superdeporte (olvida la expulsión)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s