Doble banderazo

antifaz

           Un escalofrío trepaba por mi estómago a la vez que, meses depués, de nuevo las calcetas cubrían mis espinillas. Con un suspiro intenté compasar mi ritmo cardiaco mientras introducía la camiseta por dentro del pantalón. Hacía al menos 3 meses que no me vestía de corto. Me humedecí el pelo, me apreté el cordel del pantalón y me acomplé las botas, que se estrenaban con el inicio de temporada.

           Algunas sensaciones eran familiares, otras novedosas: se trataba de mi primer viaje relativamente largo. Hasta ahora, Monforte o Aspe eran los destinos más retirados de Alicante. Polop, por tanto, contaba con el atractivo de lo desconocido. Se enfrentaban los equipos juveniles del Benidorm (misteriosamente juega como local en Polop) y La Roda (equipo Castellonense cuyo autobús y equipación exhibe el escudo del Villarreal).

           El año pasado me atiborré a juveniles, pero en este caso se trataba de un liga nacional. El sabor es diferente: la edad de los futbolistas es la misma pero se presupone mayor técnica y velocidad. Además, en esta categoría hay asistentes. De hecho, yo acudía como tal.

           Me gusta examinar el ambiente y el aspecto de la instalación en el camino hasta el vestuario (lamentable, por cierto). Reparé enseguida en que el campo era de césped natural (también eso era una novedad para mí). Lo temprano del horario (10:00 horas del domingo) evitó una excesiva congregación de espectadores en los prolegómenos del choque.

           Apenas una ducha con agua templada (siendo optimista), un par de taburetes y alguna silla. Aspecto trementamente desgastado y un espacio tan exiguo como incómodo para tres árbitros con sus respectivas bolsas de deporte.

           Me situé en banquillos. Comenzó atacando por mi parcela de terreno el equipo local. Mi primera intervención fue para anular un gol; apenas tres o cuatro mitutos de juego y una diagonal del Benidorm acababa con un pase entre la defensa. El delantero definía con acierto, pero en posición ilegal. El públio comenzaba a hacerse notar.

           Tras unos minutos de dominio alterno, nuevo pase entre líneas y nuevo tanto anulado al Benidorm. Algo más ajustado que el anterior, pero el delantero parecía algo adelantado. Otro banderazo que terminaba de irritar a los presentes.

           Los locales merecían adelantarse en el marcador y lo acabaron logrando: Córner, testarazo a bocajarro, despeje del portero y remate a placer para establecer el 1-0. Con la Roda noqueado, en un contraataque perfecto el Benidorm puso tierra de por medio (2-0). Los goles suavizaron la excitación de los aficionados.

           Dos jugadas tan decisivas como son dos goles anulados ayudaron a calmar mis nervios. Desde entonces hasta el final del partido no hubo grandes intervenciones que reseñar. La segunda parte fue un querer y no poder de los visitantes, que atacaban en mi parte del campo, sobre todo tras el 3-0 del Benidorm (de magnífico cabezazo). La Roda no creó peligro a pesar de maquillar el tanteador en una jugada aislada. Victoria local (3-1) en mi primera actuación de la temporada 2009-2010.

           Personalmente satisfecho, salvo por el apartado físico. Una molestia en el cuadriceps que arrastraba desde días atrás me impidió realizar cambios de ritmo. Toca parar un par de semanas (el próximo jueves detallaré la lesión que retrasa mi debut en segunda regional).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s