Cuidado con la letra pequeña

            “La Federación impedirá que los comités rearbitren”. Este titular pasaba desapercibido en la prensa la semana pasada entre el nuevo calendario y tanto rumor de fichajes.

           A priori me resultó sorprendente. Si así fuera se acabarían las polémicas de por qué a un jugador le quitan una amarilla y a otro no, siempre susceptibles a levantar suspicacias. Se evitarían titulares como éstos:

-“A Juanfran le quitan una amarilla”

-“Competición le quita la quinta amarilla a Camacho”

-“El comité de apelación le quita la quinta amarilla a Xabi Prieto”

-” Competición quita la amarilla a Sergio Ramos por acordarse de Puerta”

-” A Ilic no le quitan la amarilla”

           Siempre he pensado que no es sano que las decisiones de un árbitro puedan ser desautorizadas por un ente superior siempre y cuando no se cometa una clara injusticia sobre un determinado jugador. Los colegiados deciden y posteriormente exponen en el acta el motivo de esas decisiones. Con la nueva aplicación se valoralán estos escritos que años atrás han acabado en las papeleras de muchos comités que se han regido por la ley del azar de a ti te la quito a ti no.

           No obstante, esto no quiere decir que los miembros de los comités no vayan a tener trabajo. En caso de sanciones superiores a un partido, si que será obligatorio el visionado de imágenes y la escrupulosa lectura del acta para decidir el número de encuentros de sanción, como en el caso del madridista Pepe. ¡Los árbitros expulsan, no sancionan!

           Aplaudo la medida, ¡pero ojo!, quiero verla en práctica. El artículo 130 del nuevo código de disciplina, donde se hace mención a la normativa citada, también aporta dos salvedades:

1) Las consecuencias disciplinarias podrán dejarse sin efecto en el supuesto de error en la identificación del autor de la infracción o de que el afectado se encontrara a distancia tal que resultase imposible ser el responsable de la infracción atribuida.

2) que el árbitro estuviese tan lejos que no hubiera apreciado la infracción.

            La primera matización me parece correcta en la medida que evita cumplir el tópico de que paguen justos por pecadores. La segunda enmienda se me antoja más complicada, aunque si una agresión no aparece en el acta porque el colegiado no se ha percatado de ella, el agresor no debe salir impune por el mero hecho de haber actuado con la astucia suficiente como para pasar inadvertido. En este aspecto se vislumbra la posibilidad de que los equipos apelen en función de la posición del árbitro respecto a la jugada, algo que no deja de ser subjetivo. Si un árbitro pita algo, es porque lo ha visto, sino es así dejará seguir la jugada. Muchos clubes se basarán en este apartado en sus reclamaciones.

           La medida supone un paso al frente, pero no me fío de la letra pequeña. Habrá que esperar.

Los árbitros podrán parar los partidos por incidentes racistas        

           La anterior no es la única variable que afecta a los colegiados.  En este caso es la UEFA la promotora de la medida que permitirá a los colegiados detener el partido en caso de incidentes racistas. Hasta la fecha se indicaban en el acta pero no afectaban al desarrollo normal del juego. Esta decisión creo que no es rebatible. Era necesaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s