Lección de primeros auxilios

Georgy Iliev siendo trasladado en camilla

Georgy Iliev siendo trasladado en camilla

          Una semana más se erige como protagonista un colegiado extranjero. Si el mes pasado fue un árbitro belga que “pedía” a un portero que detuviera un penalti, en esta ocasión se trata de un asistente que ha salvado la vida de un jugador que había quedado inconsciente tras un choque fortuito.

         El pasado lunes se enfrentaban los equipos del Cherno More y el Lokomotiv en partido correspondiente a la liga búlgara. Dos equipos modestos de una liga menor debían afrontar un encuentro sin relevancia, si no fuera por un lance del juego que pudo acabar en desgracia pero que afortunadamente sólo quedó en una anécdota gracias a la pronta intervención de Plamen Gueorgiev, árbitro asistente del choque.

Apenas transcurridos seis minutos de partido se produjo un impacto entre dos futbolistas a la altura de la línea de banda en el que Georgi Iliev, jugador del Cherno More, cayó fulminado perdiendo la consciencia. Acto seguido, el mencionado asistente detuvo el juego a la vez que se dirigió a atender al herido sin ningún preámbulo. Tumbado boca arriba, el futbolista corría el peligro de asfixiarse con su propia lengua sino hubiera sido por la acertada intervención del asistente, que introduciendo sus dedos en la boca de Iliev consiguió salvarle la vida y dejó los daños en “tan sólo” dos dientes rotos y una fractura en la mandíbula de los que el herido se recupera en el hospital donde fue ingresado tras el golpe.

 

          La celeridad, tranquilidad y sangre fría mostrada por el asistente a la hora de atender al jugador en peligro posiblemente se debió a que estaba curtido en situaciones similares, como él mismo relató tras el partido a una radio búlgara (Gong): “No es la primera vez que me ocurre una situación así, tengo ya bastante experiencia”. Sorprende el hecho de que en el estadio había miembros de atención sanitaria y que pese a todo tuviera que ser el de negro el que solventara la papeleta.

 

          Únicamente resta desear que Georgi Iliev se recupere a la mayor brevedad posible y vuelva cuanto antes a estar al 100% para la competición. Seguro que en el futuro se lo pensará dos veces a la hora de protestar a los árbitros tras darse cuenta que antes de todo son personas. Lástima que por este tipo de cosas los colegiados no merezcan portadas, y al contrario si “disfrutan” de ellas cuando cometen errores.

 

 

Declaraciones sobre lo sucedido (fuente EFE):

 

 -Unión Búlgara del fútbol: “El árbitro asistente actuó como un médico profesional y reaccionó fulminantemente sin esperar la llegada del equipo médico”.

 

 -Árbitro Asistente (Plamen Gueorgiev): “Vi como los dos futbolistas chocaron en el aire luchando por la posesión de la pelota. Uno de ellos se cayó y no se movía, no daba señales de vida. Entonces me di cuenta que se había tragado la lengua. Tiré la bandera arbitral y me lance a ayudarle. La cara del futbolista se había puesto de color azul, pero cuando el tono se normalizó, un minuto más tarde, me di cuenta de que ya había empezado a respirar y  que su vida estaba fuera de peligro”.

 

 

Documental Pérez Lasa

 

Para los que se perdieron el documental de Pérez Lasa, aquí está dividido en cinco partes. Realmente merece la pena:

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s