SIN PALABRAS

 

“Vámonos después del partido al parque”, le pide cada fin de semana la hija de Manuel Montané a su padre. Esta semana Manuel, un árbitro de fútbol sevillano, no podrá cumplir la petición de su hija de tres años tras ser agredido brutalmente durante un partido de juveniles entre el Cerro del Águila y el Betis disputado en Benacanzón (Sevilla). Las heridas, hematomas y un ojo hinchado obligarán a Manuel a mentir a su hija: “Le diré que me he caído en el parque y me he golpeado con un columpio”. Anoche me costaba contener la rabia al oír las declaraciones del agredido en la cadena Ser.

 

Desde el inicio del partido los jugadores del equipo visitante (Cerro del Águila) se hicieron acreedores de muchos calificativos: bándalos, desalmados, delincuentes, locos, antideportivos…el colegiado ya se vio obligado en el descanso a pedir ayuda policial, pero ésta llegó tarde. En el minuto 15 de la segunda parte, un simple trozo de cartón amarillo que mostró Manuel Montané a uno de los jugadores visitantes fue el detonante de la vergonzosa barbarie. Al parecer, tras mostrarle el colegiado la segunda cartulina a dicho jugador, se produjo una avalancha: “Uno me pega un puñetazo en un ojo y me abre la ceja, otro una patada en el pecho”, narra el agredido. “Intento levantarme pero alguien me pisa el tobillo evitando que lo haga, y a partir de ahí me llueven golpes en la cara, el costado, la espalda…”, añade. Tan atónito como José Ramón de la Morena me quedé al conocer lo sucedido.

 

Me enteré de la noticia por la noche, curiosamente cuando llegaba de arbitrar un juvenil (misma categoría que Manuel) entre “La Voz” y “U.D Portuarios” (7-2). En un principio pensaba actualizar con ese partido y con otro infantil que había tenido el sábado (Salesianos Don Bosco 2 – 13 Terra Alacant), pero la magnitud de los hechos invitaban a un cambio de planes. Viniendo del juvenil agradecía el hecho de poder pitar un partido semejante, ahora creo que quizá también tenga que agradecer no haber pasado la noche en la cama de un hospital.

 

¿Y ahora qué? Me refiero a cual será el futuro del árbitro por un lado y del equipo agresor por otro. Manuel pagó un precio muy alto que difícilmente pagarán los agresores. Habrá sanciones, que no quiere decir que habrá justicia. En cuanto al colegiado, imagino como se planteará el arbitraje a partir de este incidente, si decide continuar. Sólo espero que en poco tiempo vuelva a ir de la mano con su hija en algún parque Sevillano.

 

Sólo espero que al menos sirva para humanizar la figura del árbitro: mucha gente pasea por los parques y se fija en personas normales, que acompañan a sus hijos y forman una imagen muy familiar, y en lo último que piensan es en que ese padre pueda ser árbitro. Ánimo Manuel…

 

Anuncios

2 Respuestas a “SIN PALABRAS

  1. Pingback: 08-11-2008 / 08-11/2009 « Don Quijote de la cancha·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s