Dolor de uno, responsabilidad de muchos

 

 

burrullll 

 

La “nevera”, en el argot arbitral, se acuña para referirse al lugar donde van los árbitros que cometen errores al aplicar el reglamento. Según explica Victoriano Sánchez Arminio (presidente del Comité Técnico de Árbitros), dicha nevera no existe, pero si un “banquillo”, que viene a ser lo mismo. Lo cierto es que desde que Pérez Burrull entrara en “la nevera” por su actuación en el partido que enfrentó a R.Madrid y Osasuna, desde la opinión pública se ha puesto en marcha una campaña por la que se anima a todos los árbitros que cometan errores a acompañar al desafortunado colegiado cántabro. ¡Habrá que hacer neveras más grandes!, pero entonces, ¿quién pitará los partidos mientras a la mayoría de colegiados se les congela la sangre?

 

Más allá de valorar la sonada actuación de Pérez Burrull, de la que ha habido infinidad de valoraciones, voy a realizar un ejercicio de empatía, buscando entender lo que pasará por la cabeza del protagonista. Me basaré en unas impactantes declaraciones que no tienen desperdicio, realizadas recientemente por el propio colegiado, de las que extraeré las citas más relevantes:

 

-“Hoy, Internet consigue que la gente tenga acceso a lo privado más fácilmente”

 

-“No es malo que la gente mande una carta. Pero quizá el que la ha mandado es porque ha escuchado que han atracado y han robado en vez de hablar de acierto o error”

 

-“Era más difícil pitar en un pueblo donde no te conocía nadie pero si te daban una colleja te quedabas con ella”

 

Estas son las tres frases más suculentas del extracto de Pérez Burrull. Me duele imaginar a un trabajador, como es este colegiado, recibir amenazas por haber errado en su profesión. No estoy en contra de que se sancione a los árbitros cuando se equivocan, de la misma manera que los jugadores van al banquillo cuando no rinden en el campo, pero no es de recibo la manera en la que se oscurece el honor de la figura arbitral. ¿Quién es el culpable de esto?

 

En la segunda frase, Pérez Burrull da en el clavo; en los medios se usan términos muy extendidos como “robo” o “atraco”, e incluso un presidente de un club como Patxi Izco (presidente de Osasuna), habla de “delincuente” para referirse al colegiado. Este tipo de palabras calan en los aficionados y desembocan en las amenazas de las que ha sido víctima Pérez Burrull. La comprensión al colegido es casi una utopía, por ello, sólo pido un ejercicio de conciencia que ayude a entender que los del silbato no dejan de ser personas que sufren.

 

En una próxima entrada profundizaré sobre la trayectoria de Pérez Burrull, un colegiado que no merece ser recordado tan sólo por este borrón. Personalmente le animo desde mi humildad.

 

Anuncios

Una respuesta a “Dolor de uno, responsabilidad de muchos

  1. La solución es fácil. Pantallas en los banquillos donde se grabe el partido y se pueda ver las jugadas polémicas. Así el cuarto árbitro tendrá otra misión aparte de levantar el panel luminoso de los cambios. Con esta medida se acabarían las polémicas, pero claro, el fútbol es polémica.

    P.D. Gracias César por la noticia que me dejaste. La ví en su día pero no me encajaba para el blog. Aún así se agradece el interés. Como he comentado a algún compañero ahora que han acabado los examenes espero tener tiempo para ver todos los blogs.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s