¡Sólo ante el peligro!

 

Ayer recibía un correo, que resumo al final de la entrada, de un buen amigo mío, árbitro, y de los mejores, que acabó con mi buen humor del domingo por la tarde. La información corresponde a la redacción del acta por parte de un árbitro del que no voy mencionar el nombre. Una vez leído, cuesta asumir que aquello ocurriera de verdad. Por un lado sorprende que un padre sea capaz de realizar acciones tan vergonzosas y denunciables por un simple juego, o deporte. Me preocupa la educación que hombres como éste pueda dar a sus hijos, que al fin y al cabo, son reflejos de sus padres, y son los que juegan en el campo. Podría justificarse afirmando que se trata de un hecho aislado, pero leyendo el acta, queda claro que no fue así. La actitud del padre-agresor, lejos de ser criticada por el resto de adultos implicados, fue respaldada, y los insultos e improperios contra el árbitro lo demuestran. Igual de grave es el papel del delegado de campo, que tiene como labor principal velar por la seguridad del árbitro. Me cuesta creer que nadie de los presentes pusiera un poco de cordura en el asunto. Ante este panorama, el colegiado se sintió más solo que nunca. Como árbitro, me da que pensar esta situación. Asumo que es un mundo de llaneros solitarios, pero no se hasta que punto se puede llegar a pensar que cosas así van incluidas en el lote de ser árbitro.

 

No me extraña, con actos como éstos, que cada vez menos niños quieran ser árbitros. Aun así, animo a aquellos que se lo planteen, desde jóvenes, a que entren a formar parte de esta profesión, y que entre todos podamos luchar contra este tipo de actitudes y reivindicar una figura injustamente tratada. Yo no conozco al árbitro que fue víctima de estos actos, pero me identifico con el. Hace poco estuve en ese mismo campo, una plaza peligrosa, como es la del Garbinet, y cualquiera podría haber sido la víctima el pasado sábado.

 

Animo a este árbitro a que continúe su labor arbitral con ilusión, pese a lo sucedido el fin de semana. Personalmente, estos hechos me motivan más aun, me empujan a luchar por cambiar el arbitraje. Afirmo no arrepentirme de entrar a formar parte de este colectivo.

 

Acabo la entrada con una nota informativa. Se está produciendo el II cursillo de árbitros organizado por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Gracias a este mismo curso, con un gran profesorado, conseguí ser árbitro.  No hay que dejar que hechos como los del domingo amedrenten a posibles futuros colegiados. Cursos como el de Elche, o el que se acaba de llevar a cabo en San Vicente, son una gran experiencia, al menos, para conocer un poco el punto de vista del árbitro.

 

Esto sucedió:

 

En un partido de Alevines, un árbitro tuvo que expulsar a uno de los niños por un insulto grave. A continuación, el padre del niño saltó al campo con ánimo de increpar al árbitro llegando incluso al intento de agresión física. El colegiado tuvo que huir, al ver que el resto de espectadores se sumaban a los insultos y amenazas. El delegado de campo no ayudó al árbitro en ningún momento, y este se vió obligado a refugiarse en su vestuario y declarar el partido suspendedo. ¡Increíble!

 

 

Anuncios

7 Respuestas a “¡Sólo ante el peligro!

  1. Lamentable César, las veces que habré vivido esa escena cuando jugaba o viendo jugar a mi hermano. He visto a padre de un equpo comerse a un niño de 13 o 14 años, como mucho, que tuvo que salir llorando y corriendo por el hecho de pitar lo que el veía, y por el hecho de no contentar al equipo de los padres tontos. Inadmisible para un entrenador que está al mando 7 u 8 horas a la semana con un grupo de niños, e inadmisible para los padres que ven cada partido de sus hijos como se si pusiera en constante duda su orgullo y su valía como padres.
    Muy interesante César.

    Un saludo,
    David

  2. Hola, la verdad es que es vergonzoso estas cosas que pasan a veces, y lo peor es que le pasen a árbitros que están aprendiendo y destrozarles toda la ilusión y que lo dejen.

    Ánimo con el blog 😉

  3. No tengo claro si la jugada era merecedora o no de tarjeta amarilla. Eso es lo de menos. Lo que sí tiene importancia es la actitud deplorable del padre del crío así como la de la mujer. Es evidente que todos venimos del mono, y en unos casos los instintos animales asoman por encima de la razón. La solución pasa por la educación. Si estos padres no saben educar a sus hijos, difícilmente éstos podrán educar a los suyos.

    Por otra parte, creo que a nadie le gustaría que le criticaran por cometer un error (e insisto, en este caso no está claro). Estoy seguro que no lo hacen a drede.

    Buen trabajo César. Me refiero al del blog, el de árbitro es algo arriesgado…

  4. Se supone que el deporte fomenta el compañerismo, el respeto… vamos, esas cosas que están tan poco de moda. A veces los padres son peores que sus hijos y tu entrada es un buen ejemplo de ello. Los aficionados al fútbol deberían estar un poco más agradecidos con los árbitros, de no ser por vosotros el fútbol dería más caótico aún.
    Me ha encantado tu entrada, enhorabuena.

  5. Hola César, siento no haber pasado antes por aquí. Leído lo leído y viendo lo que he visto en algunas ocasiones, puedo asegurar basándome sólo en la observación que el arbitraje es una profesión para valientes. Imagino que debe ser bastante triste estar trabajando mientras sientes la presión de mil ojos clavándose en tu espalda, pendientes de lo que haces o dejas de hacer. Y saber que hagas una cosa o hagas otra, siempre habrá una parte de la grada insatisfecha; amargados que encuentran en un partido de fútbol y en la figura del árbitro la manera de descargar su frustración vital.
    Te felicito por el blog y por esta buena entrada, nos vemos por clase!!!
    P.D.: Me encanta el título, es muy original.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s